viernes, 22 de octubre de 2021

Hitler fue rechazado por un partido de extrema derecha antes de hacerse nazi

Redacción Catalunyapress

Adolf Hitler


En 1919, Adolf Hitler intentó inscribirse en el recién creado Partido Socialista Alemán (PSA), pero fue rechazado. 


Así, buscó formar parte de las filas de otro partido de extrema derecha, el Partido Socialista de los Trabajadores Alemanes (PSTA), en el que dio rienda suelta al nazismo, con las consecuencias por todos conocidas: cientos de miles de judíos muertos en los campos de exterminio y los caídos durante los casi seis años que duró la Segunda Guerra Mundial.


El Partido Socialista Alemán era más poderoso que el Nazi, por lo que Hitler se habría conformado con un papel menor y “sería poco probable que llegara alguna vez al poder”, argumenta Thomas Weber, el historiador que ha revelado el rechazo que forjó la obstinación del dictador genocida.


Profesor de Historia en la Universidad de Aberdeen, en Escocia, Weber sostiene que “hasta un año antes, Hitler no había mostrado ningún tipo de cualidades para el liderazgo, obedeciendo en vez de dar órdenes”.


El documento que prueba el rechazo de Hitler forma parte del expolio del fundador y presidente del PSA, Hans Georg Grassinger. Ha sido encontrado en un archivo del Instituto de Arte Contemporánea de Múnich.


“En otoño de 1919, hacia el mes de septiembre, Hitler apareció en el despacho de la editora del PSA para hablar con Grassinger y ofrecerse para trabajar en el periódico del partido y formar parte de la fuerza de trabajo del Partido Socialista Alemán”, cuenta Thomas Weber.


“No tenía dinero y se lo pidió al líder del partido, que le dijo que no tenía trabajo para él y que no lo quería como militante”.


Adolf Hitler frente a un micro


Ante este rechazo, Hitler se adscribió al Partido Socialista de los Trabajadores Alemanes, que lideró a partir de 1021. El PSA de disolvió al año siguiente y algunos responsables del PSTA se quisieron fusionar con el partido en disolución, pero Hitler lo rechazó.


“Si no fuese por la resistencia de Hitler en rechazar la fusión de los dos partidos –incluso amenazó con dimitir- el partido Nazi habría sido absorbido por el PSA y habría desaparecido; la Historia habría tomado un rumbo diferente”, argumenta Weber.


“Hay una tendencia en ver el comportamiento de Hitler, entre el momento en que se unió al partido Nazi y mediados del 1920, como errático y con tics de venganza, alguien que actuaba de forma totalmente irracional”, dice Weber.


El historiador explica, en el libro que está a punto de editarse ‘Becoming Hitler: The Making fo a Nazi’, que es un error admitir una eventual desorientación del dictador.


“Hitler era, de hecho, un político astuto y con talento, que nunca perdonó a los que lo rechazaron”, explica el historiador, recalcando que rechazó hasta en tres ocasiones la fusión de ambos partidos. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH