Puigdemont reitera su amenaza de referéndum unilateral si no hay pacto con el Estado

|

RomevaCarmenapuigdemontyjunqueras


El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha pedido este lunes al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, sentido de Estado para negociar bilateralmente un referéndum de independencia en Catalunya: "Con voluntad política todo es posible".


Lo ha dicho desde la Caja de Música del Palacio de Cibeles de Madrid, donde ha protagonizado la conferencia 'Un referéndum para Catalunya. Invitación a un acuerdo democrático', y ha invitado "formalmente" al presidente a empezar ya estas negociaciones.


Puigdemont ha invitado formalmente al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a abrir una 'operación diálogo' y empezar a negociar bilateralmente un referéndum desde el sentido de Estado: "Con voluntad política todo es posible".


Quiere hablar con Rajoy sin condiciones previas, límites, apriorismos, reproches, amenazas ni subterfugios, pero advierte de que "no van a caber muchos más rechazos" y de que el proceso soberanista seguirá con o sin el aval del Estado.


Esperará una propuesta de Rajoy hasta el último minuto de prórroga porque es lo que merecen la democracia catalana y del resto de España, "pero que no quepa ninguna duda de que, si no se articula una propuesta pactada por ausencia de voluntad del Gobierno español, el compromiso del Govern con su pueblo es democráticamente inviolable".


Si no hay pacto, Puigdemont convocará de todos modos un referéndum y el Govern volverá a instar entonces al Estado a dialogar para abordar los términos de la separación y "contribuir a la transición del nuevo Estado catalán que mantendrá los lazos fraternales con España".


EL EJEMPLO DEL REINO UNIDO


Puigdemont ha defendido las bondades del proceso soberanista y ha desmentido que se pretenda liquidar España o negarla: "Se trata efectivamente de la autodeterminación de Catalunya, que en ningún caso pretende negar a nadie sino afirmarse a sí misma".


Ha repasado la gestación de la actual hoja de ruta desde la sentencia del Tribunal Constitucional (TC) contra el Estatut en 2010, momento en el que Catalunya tomó conciencia de que nunca había "pintado nada y sólo había sido un espejismo de utilidad --para el Estado-- que, en la práctica, siempre favorecía a los mismos".


La sentencia del TC hizo que el catalanismo reivindicara su orgullo para defender su 'derecho a decidir' con esperanza y "no desde el victimismo ni la frustración", un anhelo que Puigdemont propone canalizar siguiendo el ejemplo del Reino Unido y Escocia.


Está dispuesto a hablar de la pregunta, la fecha y los requisitos de participación y su validación, pero convocará unilateralmente el referéndum "si el Gobierno español sigue empeñado en el 'no' a todo". Y ha destacado que su apuesta es convocar una consulta cuya pregunta no lleve a confusión y "que todo el mundo sepa qué significa votar 'sí' y votar 'no", y espera poderla acordar con el Gobierno y con el resto de fuerzas estatales, a quienes también ha invitado al diálogo.


MENCIÓN A IBARRETXE


Puigdemont ha defendido el referéndum en la Caja de Música de Madrid porque se declinó su de hacerlo en el Antiguo Salón de Sesiones del Senado: tampoco lo ha hecho en el Congreso, como propuso el Gobierno central, porque entrañaría "un fracaso evidente". Ha recordado el paso por el hemiciclo del entonces lehendakari Juan José Ibarretxe en 2010 y de varios diputados catalanes en 2014: "Ir al Congreso para difuminar ante los observadores internacionales la ausencia de voluntad política del Gobierno del Estado es un error en el cual ya no vamos a participar".


Puigdemontmadridreferendum


Puigdemont lamenta la contradicción que supone definir el proceso soberanista como el reto más grave de España --como hizo Rajoy en su discurso de investidura en agosto de 2016-- pero no ofrecer ninguna propuesta y "no permitir ni tan sólo hablar".


Esta estrategia de "mirar hacia otro lado" y no reconocer el problema, es una grave irresponsabilidad y supone agravar un problema que el Govern propone solucionar dando la voz a los ciudadanos.


AGRADECIMIENTOS A MANUELA CARMENA


Puigdemont ha empezado su discurso agradeciendo a la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, haber brindado al Govern la oportunidad de expresarse: "Su compromiso democrático contribuye a las soluciones allá dónde otros, que tienen mayor responsabilidad, siembran problemas".


Ha avisado de que el proceso soberanista no va a desaparecer por sí solo y de que no se trata "ni de un suflé ni una enfermedad ni fruto de ningún trastorno emocional", sino de una demanda mayoritaria y transversal de los ciudadanos ejemplificada en el más de medio millón de apoyos que ha cosechado el Pacte Nacional pel Referèndum.


El presidente catalán ha invocado al Rey Felipe VI y al mensaje que defendió en 1990, cuando era príncipe de Girona, de que 'la democracia expresa sus proyectos en las urnas', y también se ha referido al pacto de Estado que se alcanzó hace 40 años para restablecer la Generalitat tras la dictadura franquista.


"El Gobierno de entonces actuó con responsabilidad, habilitó una solución" pese a que la Constitución aun no existía y la legislación vigente no lo contemplaba, lo que demuestra que la voluntad política es la llave de la solución.


En cambio, el actual Ejecutivo ha optado por judicializar el proceso soberanista y negarse a dialogar, haciendo una defensa acérrima de "visiones sacralizantes del Estado y su unidad" y negando el derecho a voto también de los catalanes no independentistas.


JUNQUERAS NO RENUNCIA AL REFERÉNDUM


Por su parte, el vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, ha proclamado en el mismo acto que la Generalitat hará un referéndum sobre el futuro político de Catalunya y ha asegurado que el convencimiento en hacerlo es tal que lo harán aunque haya "querellas, inhabilitaciones y condenas" contra cargos soberanistas.


Junqueras ha afirmado que muchos soberanistas están en política "de paso", no para asentarse, y no temen que impulsar un referéndum les pueda acarrear responsabilidades jurídicas y acabar ante los tribunales de justicia.


"No renunciaremos al ejercicio democrático más importante, que es el derecho a voto", ha dicho, convencido de que la Generalitat puede hacer el referéndum con o sin pacto con el Gobierno central, aunque ha asegurado que su prioridad es la vía pactada.


El también conseller de Economía ha defendido que Catalunya quiere la independencia para asumir "toda la responsabilidad" económica y política y para dejar de depender de las políticas del Gobierno central, que ve erróneas en temas como la gestión de la Seguridad Social.


Junqueras ha citado datos de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) para asegurar que la Seguridad Social de España tendrá un déficit de 15.000 millones anuales en la próxima década, y ha exigido al Gobierno central que aclare como se gestiona este escenario. 


JUNQUERASMADRID


En contraposición, ha asegurado que Catalunya crece más del doble que la zona euro, bate récords de crecimiento industrial y de exportaciones, y ha concluido que estos elementos dan ejemplo de que un Estado catalán en la UE sería viable.


"Nos gusta tanto la responsabilidad que queremos tenerla toda. Queremos ser responsables de nuestros aciertos y de nuestros errores, que sean nuestros conciudadanos los que puedan decidir sobre su futuro", ha añadido.


También ha destacado que un ejemplo de este buen rumbo económico es que la Generalitat y los agentes sociales han pactado recientemente la Renta Garantizada de Ciudadanía, un "nuevo derecho social" a tener en cuenta.


Junqueras ha destacado que Catalunya comparte con el resto de España lazos muy fuertes en temas comerciales, culturales y lingüísticos, por lo que ha garantizado que un eventual Estado catalán siempre deseará que le vaya "lo mejor posible" al Estado español.


ROMEVA: "HÁGANLO POR ESPAÑA"


El conseller de Asuntos Exteriores de la Generalitat, Raül Romeva, ha defendido las reivindicaciones del independentismo catalán y ha pedido al Gobierno central que se implique para resolver la situación mediante un referéndum: "No lo hagan por Catalunya. Háganlo por España y como apuesta de futuro".


Romeva, que ha abierto la conferencia y ha presentado la demanda de un referéndum para resolver la situación política catalana como "una triple oportunidad para Catalunya, para España y para el conjunto de Europa". "Tenemos la ocasión de ser un modelo a escala continental; una ocasión que no deberíamos malograr", ha considerado, a lo que ha añadido que la reivindicación lanzada por el Govern es cívica, pacífica y de diálogo.


Para el conseller, "resulta evidente que las estructuras antiguas no responden ya a las nuevas demandas de la ciudadanía" y que, como país europeo, el Estado debe actuar de manera distinta a como ha hecho en los últimos tres siglos respecto a Catalunya.


Así, ha reivindicado la mayoría parlamentaria independentista --JxSí y CUP-- y las encuestas que cifran en cerca de un 80% los catalanes partidarios del referéndum como avales, y ha rechazado que se trate de un órdago sino un problema que el Estado debe resolver democráticamente: "España se juega su democracia en Catalunya".


Romeva, que ha recordado que nació en Madrid, ha rehusado que el proceso independentista busque acabar con los lazos de afecto que unen a los catalanes y al resto de españoles ya que "nadie en Catalunya propone aislarse", y ha achacado el movimiento independentista a la voluntad de contar con un Estado propio para relacionarse mejor con el Estado español.


"Nuestro único interés está en construir puentes que nos permitan salvar las zanjas que hoy dificultan nuestra decisión", mediante nuevos métodos de encuentro y refundando las relaciones.


REACCIONES POLÍTICAS


Las reacciones de los líderes políticos no se han hecho esperar, especialmente de los catalanes. La primera en hablar ha sido la alcadesa de Barcelona, Ada Colau, quien ha twitteado: "Desde Barcelona siempre defenderemos el diálogo".


"Intentaremos contribuir a hacerlo posible", ha sostenido la primera edil en un apunte en Twitter, en el que ha citado otro comentario del alcalde accidental, Gerardo Pisarello, que ha acudido a la conferencia de Puigdemont "como alcalde accidental de la capital del país".



Su compañero de partido y líder de EnComúPodem en el Congreso y coordinador general de los 'comuns', Xavier Domènech, también ha valorado la conferencia del president como "positiva e importante" tras asistir al acto. "Entiendo las razones que ha expresado el presidente Puigdemont para declinar esta invitación --a ir al Congreso--, sin embargo creo que valdría la pena explorarlo. Este Congreso no es el mismo que se encontró Ibarretxe", ha considerado.


Domènech ha asegurado al presidente catalán que los aliados de Catalunya en el resto del Estado que avalan el referéndum "siguen creciendo", y ha puesto como ejemplo que la conferencia de Puigdemont se ha hecho gracias al Ayuntamiento de Madrid, gobernado por Manuela Carmena.


El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, en cambio, ha afirmado que espera que, en lugar de dar conferencias, las instituciones españolas y catalanas se sienten "a hablar en serio". "Yo soy de los que no se resignan al choque de trenes, al choque de legitimidades, al choque institucional al que parece que nos invitan y por lo tanto espero que en lugar de limitarse a dar conferencias se sienten a hablar en serio las instituciones catalanas y españolas" ha afirmado Iceta en Lleida, donde ha presentado su libro 'La Tercera Vía. Puentes para el acuerdo'.


En declaraciones a los medios, el primer secretario de los socialistas catalanes ha afirmado que el PSC hará todo lo que pueda para evitar el choque de trenes y para proponer alternativas.


Miquel Iceta considera que el planteamiento que hace el presidente de la Generalitat de referéndum o referéndum' está condenado al fracaso. "Sin duda el Gobierno de España tiene una responsabilidad muy importante pero el Govern de Catalunya debería calibrar también la suya, yo creo que el Govern es también responsable de esta ausencia de diálogo", ha añadido.


El único apoyo que parece tener Puigdemont en Madrid es el del líder general de Podemos, Pablo Iglesias, quien ha considerado "razonable" y un síntoma de normalidad democrática que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, haya explicado su propuesta de referéndum con una conferencia en Madrid.


Lras asistir a la conferencia a asegurado que "estaremos de acuerdo en algunas cosas y en otras no, pero pensamos que el diálogo es bueno siempre y es preferible a la dinámica de choque de trenes". Ha recordado, también, que su partido siempre ha sido partidario de un referéndum sobre el futuro político de Catalunya y ha insistido en formular tres peticiones: que esta votación sea "legal, verificable y pactada" entre gobiernos.


Iglesias ha recalcado que su partido no quiere que "Catalunya se vaya de España" pero avala que decida en referéndum, y ha reiterado su apoyo a que el presidente catalán también vaya a explicar su propuesta de votación al Congreso.


Él y Puigdemont se han reunido en la Delegación de la Generalitat en Madrid antes de la conferencia, y el secretario general de Podemos ha explicado que le ha pedido que el PDeCAT apoye su moción de censura contra el presidente Mariano Rajoy (PP) en el Congreso: "Hay que limpiar las instituciones de un partido corrupto".

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH