Puigdemont ignora al Parlament y evita buscar el reconocimiento de la Comisión de Venecia

|

CARTACOMISINVENECIA 4


El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha enviado una carta a la Comisión de Venecia en la que expone la voluntad de Catalunya de celebrar un referéndum sobre su independencia pero ni siquiera le pide un aval y mucho menos le pide el reconocimiento.


"La carta a la Comisión de Venecia está enviada". Lo ha dicho en la sesión de control al Govern en el Parlament, después de que el líder de SíQueEsPot, Lluís Rabell, le ha exigido saber si la Generalitat ya se había puesto en contacto con esta organismo para que el referéndum catalán siga "los estándares" democráticos que marca la comisión.


El envío de esta carta surge de una moción parlamentaria impulsada por SíQueEsPot que exigía al Govern buscar "el aval" de la Comisión de Venecia --dependiente del Consejo de Europa-- al referéndum que pretende hacer la Generalitat sobre el futuro político de Catalunya. 


La moción fue aprobada en sesión parlamentaria pero el contenido del mensaje elude solicitar ese aval. En un escueto párrafo, la Generalitat reconoce la labor de la Comisión para posteriormente lamentarse del trato recibido por el gobierno de Mariano Rajoy.


La carta, recogida por Europa Press, está dirigida al presidente de la Comisión, Gianni Buquicchio, y Puigdemont le comunica la decisión de la Cámara de aprobar una moción que apuesta por una consulta con la "colaboración" de la Comisión de Venecia.


MERA CRÍTICA A RAJOY


Puigdemont esgrime que el Parlament aprobó esta moción considerando que la trayectoria y la experiencia del organismo son una "garantía" para afrontar este referéndum, y reivindica que Europa se ha construido sobre la base del diálogo y sobre esta base hay que construir el futuro.


En la carta también destaca que la prioridad de la Generalitat es una consulta "pactada" con el Gobierno central y recuerda que por este motivo envió otra carta al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en que le instaba a negociar.


Puigdemont esgrime que Rajoy contestó de forma negativa y concluye que, pese a este 'no', el Govern mantiene "permanentemente abierta la posibilidad de negociar y pactar el referéndum".


Así, la misiva se centra en comunicar a la Comisión el contenido de la moción aprobada por el Parlament, pero no le reclama su intervención, ni tampoco aborda que la Generalitat está dispuesta a organizar el referéndum de forma unilateral pese al rechazo del Estado.


"UNA BURDA MANIPULACIÓN"


Por esta misma razón, el portavoz de SíQueEsPot en el Parlament, Joan Coscubiela, ha denunciado que la carta es "una burda manipulación" de la moción que se aprobó en el Parlament, porque no pide el aval del órgano para celebrar un referéndum de independencia.


Coscubiela ha declarado a los medios que la moción impulsada por su grupo y aprobada con los votos de JxSí "mandataba al Govern a iniciar los procedimientos para buscar el aval y el reconocimiento" de la comisión, pero que la carta enviada por el Govern no lo hace.


El diputado de SíQueEsPot cree que el Govern "ha hecho una apariencia de cumplimiento" y le ha instado a explicar qué norma amparará la convocatoria y celebración del referéndum que prevé para este año.


Ha recordado que el Govern se ha comprometido a que el paraguas legal de la consulta sea "respetuoso con los criterios de la Comisión de Venecia", y por eso critica que todavía no han explicado a la sociedad qué dice el texto de la futura ley de transitoriedad jurícia.


Fuentes del nuevo partido de la izquierda catalana Catalunya en Comú han explicado que Puigdemont "ha simulado que cumplía la moción, y la realidad es que la carta es meramente informativa" y no busca el aval del órgano internacional.


"Esto demuestra una vez más la poca voluntad del Govern para abrir esta vía al estar sujetos al calendario de su hoja de ruta", según las mismas fuentes, que asumen que la vía del aval de la Comisión de Venecia es una de las principales puertas a las que llamar para conseguir las garantías para que el referéndum sea efectivo.


MENOSPRECIO AL PACTE NACIONAL PEL REFERÈNDUM


El anuncio sobre el envío de la carta se ha producido durante el debate que Puigdemont ha mantenido con Rabell en la sesión de control en el Parlament, cuando se han acusado mutuamente de hacer un mal uso el Pacte Nacional pel Referèndum, la plataforma que aglutina a las formaciones y entidades partidarios de la consulta.


Lluís Rabell ha cargado contra el presidente catalán por "menospreciar" el Pacte: ha defendido que la negativa de Rajoy a negociar el referéndum debió abordarse en una reunión de esta plataforma, y no debió hacerse en la reunión que Puigdemont organizó el lunes en el Palau de la Generalitat.


Puigdemont ha asegurado respetar el papel del Pacte y ha replicado: "Yo sé quién ha intentado manipular el Pacte Nacional pel Referéndum", y ha reprochado a Rabell que su partido de referencia en Catalunya, el nuevo Catalunya en Comú, se negara a asistir a la reunión del lunes en la Generalitat.


El Pacte Nacional pel Referèndum anunció este martes su intención de reunirse el martes de la próxima semana, y Puigdemont ha opinado que su función debe ser "recoger todas las peticiones que le hagan llegar" sobre cómo afrontar la organización de la consulta tras la negativa de Rajoy a negociar.


Rabell ha advertido de que lo mejor que puede hacer el Govern es vehicular todas las decisiones a través del Pacte, alegando que cualquier "huida hacia delante" de la Generalitat con un referéndum unilateral pondrá muy fácil al Estado frenar la consulta.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

LO MÁS LEÍDO

logo insolito
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH