Forn y Bassa regresan pero Puigdemont continúa su autoexilio en Bruselas

|


El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, no ha cogido un vuelo en el aeropuerto de Bruselas con destino Barcelona, y continúa autoexilio en la capital belga.


Si han llegado a la capital catalana los cosnsejeros cesados Joaquim Forn y Dolors Bassa. Han viajado en avión y ha llegado este martes poco después de las 23.00 al Aeropuerto de El Prat de Llobregat.


A Forn le han recibido muchos periodistas, además de unos 10 antiindependentistas con banderas españolas y gritándole muy de cerca con gritos como 'Perro', 'Cabrón', 'Os habéis cagado', 'Dónde está Puigdemont', 'Viva España' y 'A prisión'.

CITADOS EL JUEVES


La jueza Lamela ha citado a declarar al mandatario cesado por un delito de rebelión, y por ello deberá comparecer el próximo jueves ante la Audiencia Nacional, tras su fracasado intento de internacionalizar el proceso independentista. 


Así, Puigdemont, ha afirmado  en Bruselas desde el The Press Club Brussels Europe, que "las elecciones del 21 de diciembre son un reto que vamos a aceptar".


"Allá donde haya urnas siempre nos encontraremos", ha sentenciado. "El Estado ha querido hacer un plebiscito. Responderemos. Estamos totalmente de acuerdo que es votando como se resuelven los problemas", ha añadido.


Puigdemont ha asegurado que el diálogo y la negociación eran "imposibles" tras la puesta en marcha del artículo 155 de la Constitución por parte del Gobierno central.


Ha explicado que su Govern, que considera legítimo, acordó el viernes, justo tras declararse la independencia en el Parlament, que "priorizaría la prudencia, la seguridad y la moderación".


Decidieron esas prioridades reunidos en el Palau de la Generalitat, tras constatar "datos de fondo contrastados que indicaban que el Gobierno español planteaba una ofensiva altamente agresiva y sin precedentes". 


Puigdemont ha estado acompañado por los consellers cesados Clara Ponsatí, Toni Comín, Joaquim Forn, Meritxell Serret y Meritxell Borràs.


Ha remarcado que incluso tendió la mano "hasta el infinito" llegando al límite de plantear suspender la Declaración Unilateral de Independencia (DUI) a cambio de "un diálogo franco" con el Gobierno de Madrid.


También ha lamentado que la Fiscalía General del Estado anunció el lunes una querella por los presuntos delitos de rebelión, sedición y malversación cuyas penas pueden sumar "500 años" --ha criticado-- contra miembros del Govern cesado y del Parlament.


QUE PP, PSOE Y CS "NO DESMONTEN" INSTITUCIONES


"Al pueblo de Catalunya le pido que se prepare para un camino largo" ante la actitud del Estado, que ha tachado de represiva. "No lo conseguirán", ha reiterado, y ha insistido en la actitud cívica del proceso soberanista.


"Trabajaremos para que sea imposible que PP, PSOE y Cs desmonten las instituciones catalanas", ha añadido, siempre desde la óptica de la paz porque "en el territorio de la democracia es donde somos más fuertes y siempre hemos ganado".


DICE QUE NO PIDE ASILO


Puigdemont ha asegurado que no pedirá asilo político en Bélgica porque no tiene intención de "eludir a la justicia" pero no ha aclarado cuando volverá a España y ha pedido "garantías" para hacerlo.


Ha explicado que ha viajado a Bruselas acompañado por parte de su Govern por ser el "corazón" de Europa, pero no tiene intención de pedir asilo en el país.


"Si hubiera garantías inmediatas de un tratamiento justo, si me permitiera un juicio justo, independiente, con separación de poderes, lo que vemos en la mayoría de países europeos, sin duda retornaría de manera inmediata", ha explicado.


DEFIENDE LA LEGALIDAD DE SU ESTANCIA EN BRUSELAS


Puigdemont ha reprochado al Estado que pueda condenarle por cumplir el programa electoral de su partido, que "decía que esta legislatura acabaría con una declaración de independencia", un programa que fue "registrado ante la autoridad española sin ninguna oposición".


También ha querido recordar que ese programa electoral "tuvo el apoyo más alto de la historia de Catalunya". "Y entonces, este Estado que permite que nos presentemos a unas elecciones con esto, me amenaza ahora con 30 años de prisión por cumplir mi programa electoral".


El programa de JxSí recogía que, si de las elecciones salía una mayoría soberanista, tenía que formarse un Govern de concentración e iniciarse un debate constituyente, para luego el Parlament "declarar" la independencia y convocar unas elecciones constituyentes.


Carles Puigdemont ha defendido la legalidad de su estancia y de varios consellers cesados en Bruselas, y sin "esconderse de nada". "Somos ciudadanos europeos que tenemos libre circulación", ha reivindicado también Puigdemont.


En cuanto a sus contactos en Bruselas, ha dicho: "Nos estamos encontrando con mucha gente", y ha añadido que también tiene contacto con su Govern cesado y con miembros de su equipo.


ANTECEDENTES


Puigdemont se reunió este lunes con su abogado en Bélgica, Paul Bekaert, en el despacho que el letrado flamenco tiene en la localidad de Tielt (al oeste de Gante).


El abogado Bekaert es conocido en España por haber defendido en el pasado a varios miembros de la banda terrorista ETA detenidos en Bélgica y para los que las autoridades españolas solicitaron la extradición.


Por su parte, el abogado de Puigdemont en la causa contra el Govern por el referéndum del 1 de octubre, Jaume Alonso-Cuevillas, ha dicho que "la prisión provisional está cantada" para Puigdemont si regresa a España.



Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH