El juez mantiene a Forn en prisión por ser el responsable de la inacción de los Mossos el 1-O

|

Joaquim forn gencat

Forn contiúa en prisión


El juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena ha acordado mantener en prisión provisional y sin fianza al exconseller catalán de Interior Joaquim Forn, pese haber renunciado a su escaño como diputado en el Parlament de Catalunya.


El magistrado ha rechazado en un auto la petición de libertad que hizo el exconseller en un escrito presentado el 12 de enero, un día después de declarar ante Llarena. Durante su comparecencia se desmarcó de la vía unilateral en el proceso independentista de Catalunya.


Llarena rechaza por segunda vez la excarcelación de Forn al considerar que, desde su posición como conseller de Interior, "aportó a la consecución de la segregación territorial" al supervisar un dispositivo policial del referéndum del 1 de octubre que el magistrado cuestiona por su "transgresión", ya que se ideó teniendo en cuenta el "eventual abandono de la obligación policial de garantizar el orden constitucional y legal".


El juez del Supremo entiende que la participación de Forn fue clave para la "inhibición" de los Mossos durante el 1-O, "logrando que la inactividad policial supusiera perder el último recurso con que cuenta el Estado para la aplicación forzosa del orden jurídico en una Comunidad Autónoma en la que las competencias de orden público están transferidas". El objetivo, dice, era "forzar al Estado a aceptar la independencia".


Forn renunció el pasado 23 de enero a su acta de diputado en el Parlament por su situación personal en la prisión madrileña de Estremera y, tal como dijo en la carta remitida a la Mesa de la cámara parlamentaria, adquirió "unos compromisos" con el alto tribunal que podrían "representar una contradicción" con su grupo parlamentario, JuntsxCat.


NO DESCARTA QUE VUELVA AL GOBIERNO


El juez instructor no ha dado credibilidad al exresponsable del Interior en Catalunya ya que, según explica en su auto, su condición de investigado por los delitos de rebelión, sedición y malversación de caudales públicos no parte de haber ostentado una condición de diputado, sino de haber desplegado "una responsabilidad ejecutiva y de gobierno" que no descarta que vuelva a tener.


Asimismo, el magistrado hace una alusión al expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont -huido en Bruselas (Bélgica)- al destacar que Forn y él tienen la misma "ideología" que resume en el objetivo final de alcanzar la independencia de Catalunya. En este punto cita también al ex mayor de los Mossos Josep Lluis Trapero, investigado en la Audiencia Nacional.


Apoyándose en la declaración ayer como testigo del coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos, coordinador del dispositivo del 1-O, el juez Llarena recuerda que en la Junta de Seguridad del 28 de octubre el propio Forn "adelantó la imposibilidad de cumplir el mandato judicial" por el deseo de la Generalitat de "evitar un conflicto de masas de ciudadanos".


CONTEXTO POLÍTICO


Su ideología coexiste además con un contexto político en el que no hay certeza de que haya desaparecido la intención de alcanzar la independencia de Catalunya.


"Esta última actitud es la que sostiene quien otorgó en su día la confianza al señor Forn para que fuera conseller de Interior, y que encabezó la lista electoral en la que el investigado decidió integrarse hace escasas semanas", prosigue el magistrado en alusión a Puigdemont.


Llarena ha tenido en cuenta las declaraciones como testigos de los exconsellers cesados por el expresidente Carles Puigdemont, Jordi Jané, Neus Munté, Meritxell Ruiz y Jordi Baiget; la del exdirector de los Mossos d'Esquadra Albert Batlle; y la del coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos, que han tenido lugar esta semana.


RESPONSABILIDAD EN LA INNACCIÓN DE LOS AGENTES


Al respecto, el magistrado subraya que hasta lo que se lleva instruido se ha podido confirmar la eventual responsabilidad del exconseller del Interior en la "inacción de los 17.000 agentes" de la policía autonómica que estaban a su cargo ante la convocatoria del referéndum ilegal del pasado 1 de octubre.


Ha otorgado especial importancia al testimonio del Pérez de los Cobos, coordinador del dispositivo policial para el 1-O, que describió, según el juez, una actuación policial contraria al cumplimiento de la orden de impedir la celebración de la consulta ilegal. 


La actuación de Forn estuvo siempre "orientada a aparentar una voluntad de cumplimiento de las decisiones judiciales, pero poniendo en marcha un plan que impedía su observancia".


Destaca que Pérez de los Cobos compartió su "convencimiento" de que la Conselleria dirigida por Forn "interpretó con diferente criterio" la obligación de la juez del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya Mercedes Armas a las fuerzas policiales de impedir la votación sin perjudicar la convivencia ciudadana. 


"El respeto de la convivencia se utilizó como pretexto para impulsar la inacción policial e incumplir la orden judicial", apostilla Llarena.


El auto concluye que, en este momento de la instrucción, existe un conjunto de elementos que apunta a que desde el poder político ejercido por Forn se aprovechó el dominio orgánico y funcional sobre el cuerpo de agentes para conducir las actuaciones policiales al éxito de referéndum, en vez de al cumplimiento de las muchas resoluciones judiciales dictadas para salvaguardar el orden constitucional y legal.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH