miércoles, 2 de diciembre de 2020

El "abuelo" prehistórico de las aves de la Península era de Teruel

Hallazgo dinosaurio peninsula iberica


Un equipo internacional liderado por Borja Holgado, investigador asociado al Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont (ICP) con la participación de un grupo de la Universidad de Zaragoza, ha descrito el pterosaurio más grande hallado en la península Ibérica.


Se trata de la nueva especie de reptil volador 'Iberodactylus andreui', y su investigación científica la publica la revista 'Scientific reports'.


El fósil hallado es de un pterosaurio piscívoro de unos cuatro metros de envergadura que vivió en la actual provincia de Teruel hace unos 125 millones de años, y es la tercera y más grande especie de este grupo que se describe en la península Ibérica.


El resto fósil que ha permitido describir la nueva especie fue hallado en un yacimiento de la localidad de Obón (unos 100 kilómetros al norte de la ciudad de Teruel) y responde a la parte del morro del animal.


Uno de los caracteres anatómicos distintivos de este pterosaurio es su cresta ósea, una protuberancia en la parte superior del cráneo: "La función de esta cresta no está clara, pero probablemente se trate de un carácter de dimorfismo sexual como se observa en otras especies de pterosaurios relacionadas con Iberodactylus", explica Holgado, investigador asociado al ICP que lidera la investigación.


Los restos de pterosaurios son muy escasos en el registro fósil, puesto que sus huesos son frágiles y huecos para facilitar el vuelo de animales tan grandes, y esto disminuye la probabilidad de que fosilicen.


El holotipo, es decir el resto fósil que ha servido para describir la nueva especie Iberodactylus andreui, está depositado en las colecciones del Museo de Ciencias Naturales de la Universidad de Zaragoza.


Era un pterosaurio de gran envergadura, ya que se estima que con las alas extendidas medía unos cuatro metros de punta a punta, más que cualquier ave actual.


Los pterosaurios fueron el primer grupo de vertebrados que desarrolló el vuelo activo, y la estructura de sus alas era parecida a la de los murciélagos actuales, con una gran membrana sujetada por la extremidad anterior que les permitía propulsarse, pero con la diferencia que estaba sujetada por un dedo hipertrofiado y no por toda la mano como en los murciélagos.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH