Las razones por las que cada vez más niños japoneses abandonan la escuela

Moisés B. Martínez

Estudiantes japonesas


Dificultades de comunicación, normas estrictas -como la obligación de teñirse el pelo de negro-, problemas financieros y familiares. Estas son algunas de las razones por las que cada vez más niños japoneses se niegan a ir a la escuela.


El año pasado se batió un récord en el país cuando más de 160.000 alumnos faltaron a la escuela durante más de un mes. La alternativa para estos niños son las "escuelas libres", pero las calificaciones obtenidas con este modelo de escuela no son reconocidas.


El ausentismo de los niños japoneses es un fenómeno que ha recibido incluso un nombre: 'futoko'. Pero la actitud de los japoneses hacia el abandono de la escuela, según refleja la 'BBC', ha cambiado a lo largo de los años.


Hasta 1992, la negativa a participar en las actividades escolares -entonces llamadas 'tokokyoshi' (resistencia)- se consideraba un tipo de enfermedad mental. En 1997 la terminología cambió a 'futoko', un término más neutro que significa 'ausencia'.


Estudiantes japoneses


Hay escuelas que imponen el color de la ropa interior de los estudiantes. Estas escuelas se basan en los principios de libertad e individualidad, pero no otorgan a los niños una calificación reconocida. El número de alumnos que asisten a escuelas alternativas en lugar de las regulares ha aumentado a lo largo de los años, pasando de 7.424 en 1992 a 20.346 en 2017.


Además de la deserción escolar, otro fenómeno está creciendo entre los estudiantes de las escuelas japonesas y es mucho más preocupante: en 2018, el número de suicidios de estudiantes fue el más alto en 30 años, con 332 casos.


Lo que lleva a un niño a negarse a ir a la escuela en Japón puede implicar problemas familiares, dificultades de socialización, desacuerdos con los amigos o intimidación, según un estudio del Ministerio de Educación japonés.


Los estudiantes que abandonaron la escuela dicen que lo hicieron porque no se llevaban bien con otros estudiantes o a veces con los maestros. Hay muchos jóvenes que se sienten incómodos con las estrictas reglas impuestas en las escuelas de Japón, que a menudo obligan a los estudiantes a teñirse el pelo de negro, o que no permiten a los estudiantes llevar pantalones o abrigos ajustados, incluso en días fríos. Hay casos en los que incluso el color de la ropa interior es impuesto por la escuela.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH