Volverá a pasar por quirófano para tener el pecho más grande del mundo

Operada



Desde que se operase por primera vez a los 20 años, cuando se hizo una liposucción, Hershey ha gastado más de 372 000 euros en cirugías estéticas, según revela el diario británico ‘The Sun’.

“Algunas personas se obsesionan con el gimnasio, la mía es tener los senos más grandes del mundo”, admite, añadiendo que esto se debe a que de pequeña los niños criticaban su cuerpo y se metían con ella.


“He fantaseado con parecerme a Dolly Parton durante mucho tiempo. Amo su cuerpo y he tratado de parecerme a ella, ahora tengo los senos mucho más grandes que ella”, añade dispuesta a operárselos por 39ª vez el pecho.


Sheyla Hershey se ha hecho varias liposucciones, se ha puesto implantes de glúteos, se ha operado la nariz, se ha hecho dos abdominoplastias, se ha quitado dos costillas flotantes, levantado las cejas e inyectado varias veces botox.


Pasar por el quirófano ha llegado a poner en riesgo su vida y sabe que puede volver a pasar. “Me preocupa mi próxima cirugía porque voy a abrir la caja de Pandora de nuevo, pero prefiero morir feliz con los senos enormes que estar triste e infeliz”, expresa.


La primera vez que estuvo en peligro fue en 2005, tras sufrir una infección después de una liposucción y de quitarse las costillas flotantes. Cuatro años más tarde, cuenta, se quedó embarazada y tuvo que reducir el tamaño de sus pechos porque no dejaban espacio al bebé para crecer.


“Podría haberme quedado con mis implantes, pero mi hija pudo haber nacido con un defecto de nacimiento, así que los sacrifiqué”, relata, añadiendo que esto hizo que sufriese depresión por el tamaño de su pecho tras dar a luz la niña. “No pude mirarme en el espejo durante meses, lloré mucho porque había perdido mucho de mí mismo y, en mi momento más oscuro, traté de quitarme la vida”.


Ahora, espera batir el récord mundial Guinness con la ayuda de implantes expansores hechos a medida en Alemania. Viajará a Columbia para que se los coloquen y, durante los próximos dos años, los expansores se llenarán gradualmente con líquido salino para lograr tener la talla de pecho más grande del mundo.


Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH