Una familia pierde a su perro y lo vuelven a encontrar después de once años

Sarah Covell y su familia solo habían tenido a Crumpet, su cachorro de Jack Russell durante tres meses y, de repente, un día estando en el jardín desaparecio. 


El perrito había estado jugando con otra mascota en el jardín trasero seguro en 2010, mientras que Sarah, ahora de 57 años, estaba cuidando los caballos de la familia en un patio contiguo. Pero cuando regresó para ver cómo estaban Crumpet y su compañero perro Totty, el primero no estaba por ningún lado.


La familia estaba devastada y lanzó una búsqueda del cachorro, ofreciendo una recompensa de 300 libras a quien lo encontrase., Sin embargo, con el paso del tiempo Sarah, su esposo Mike, de 66 años, y sus hijas Tallulah y Elektra, perdieron la esperanza de volver a ver a Crumpet.


Sarah, de Sherborne, Dorset (Reino Unido), ha explicado al periódico Mirror que "hubiera sido muy inusual que Crumpet se escapara, nunca lo había hecho antes y se encariñó mucho con mi perro mayor, que la estaba cuidando y simplemente iban juntos...Eran como una pequeña pareja. Así que fue muy impropio de ella haberse alejado", asegura. 


"Es muy, muy extraño. Fuimos a todas partes, quiero decir literalmente a todas partes. Empezamos a conducir, fuimos al pueblo, bajamos por los valles,... Luego me puse en contacto con mi empresa de microchips, los veterinarios y todo el mundo. Y nada, absolutamente nada, simplemente desapareció", lamenta. 


Pero la historia finalmente ha acabado bien. El 12 de junio de este año, más de una década después, el veterinario llamó a la familia diciendo que habían encontrado al perro en un campo de golf cerca del domicilio."Mi reacción al recibir la llamada fue un poco de incredulidad para ser honesta", admite Sarah.


Screenshot 195

Crumpet se ha reunido 'milagrosamente' con su familia - MaxWillcock / BNPS


"Es un poco milagroso que ella haya regresado a nuestras vidas y cada mañana estamos como wow, ella todavía está aquí. Así que es un poco extraño, pero es encantador. Ni siquiera sabíamos si la reconoceríamos, sabiendo que habían pasado 11 años", explica la dueña del can. 


"Obviamente, tan pronto como la vimos cuando salió con nosotros, allí estaba moviéndose y moviendo la cola. Dijimos '¡Oh, sí! ¡Definitivamente es ella!' pero obviamente se ve muy diferente a cuando era un cachorro", asegura la dueña, quien también pudo comprobar a través del microchip que el animal que habían encontrado era el suyo.


"Me di por vencida un año después de que ella se fue, así que tenerla de regreso es increíble", afirma con alegría. 


Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH