​Las temperaturas récord de los océanos demuestran el "calentamiento acelerado" de la Tierra

|

Una ola en el océano, mar


Los océanos han absorbido cerca del 90% del calor emitido por los gases de efecto invernadero desde 1970, según un nuevo estudio. Los análisis científicos también muestran que la temperatura del agua alcanzó un nuevo récord en 2019, lo que deja claro la aceleración de la temperatura de la Tierra y la prueba de que existe una emergencia climática.


La temperatura de los océanos es uno de los criterios más fieles para demostrar la existencia de una emergencia climática en el mundo. Un análisis de la revista científica 'Advances In Atmospheric Sciences', concluye que el calentamiento de las aguas se produce a un ritmo acelerado con la acumulación de gases de efecto invernadero en la atmósfera.


El año pasado se alcanzó un nuevo récord: 2019 es el año en el que la temperatura del agua fue la más alta de la historia.


Los datos recogidos por los investigadores, a través de 3800 estructuras "Argo" (sistema de observación del océano en tiempo real) y batímetros (torpedos sensores de temperatura) lanzados por barcos, son preocupantes, ya que el aumento de la temperatura puede tener consecuencias prácticas e inmediatas. 


Inundaciones, tormentas severas, sequías e inundaciones son algunos de los escenarios esperados para los próximos años, si no se hace nada para revertir el problema ambiental.


Según este mismo estudio, los últimos diez años han sido los más calurosos en los océanos de la Tierra. Si todos en el mundo encendieran 100 microondas durante 24 horas, el calor resultante sería el mismo calor que se añade actualmente a las aguas del planeta. El ritmo de calentamiento entre 1987 y 2019 fue cuatro veces y media más rápido que entre 1955 y 1986.


"Los océanos nos dicen a qué velocidad se calienta la Tierra", explica John Abraham, de la Universidad de Santo Tomás, en Estados Unidos, y uno de los miembros del grupo de investigación, que reunió a 14 científicos de 11 institutos de todo el mundo. En 2019, la temperatura media de los océanos creció 0,075 grados en comparación con la media de 1981-2010.


El océano habrá absorbido alrededor de 228 sextillones (228 seguidos de 21 ceros) de julios (unidad de medida de la energía térmica) de calor. 


Lijing Cheng, uno de los autores del estudio, simplifica las cifras: "la cantidad de calor que hemos puesto en los océanos del mundo en los últimos 25 años equivale a 3.600 millones de explosiones de bombas atómicas en Hiroshima".


Las cifras no engañan y demuestran, según los investigadores, un "irrefutable y acelerado calentamiento" del planeta Tierra, cuyos principales culpables son incluso los humanos. Los gases de efecto invernadero, que provienen de los combustibles fósiles, de la destrucción de los bosques y de diversas actividades humanas, contribuyen cada día al aumento de la temperatura del agua: "Es esencial comprender la rapidez con que las cosas están cambiando", añade el profesor universitario John Abraham.


Si en el pasado el calentamiento global se analizaba principalmente en función de la temperatura del aire, este grupo de investigadores apunta a los océanos como fuente de conocimiento para mejorar los estudios y análisis del impacto ambiental. "Si quieres entender el calentamiento global, tienes que medir el calentamiento de los océanos", explica. Desde 1970, el 4% del calor del calentamiento global ha ido a la atmósfera, el resto es absorbido por las aguas de la Tierra.


Sin embargo, los investigadores reconocen que la batalla contra la emergencia climática no está perdida. Los autores del estudio publicado en "Avances en las Ciencias de la Atmósfera" señalan el uso de las energías renovables en un futuro próximo como una de las soluciones para salvar los océanos y el planeta.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

LO MÁS LEÍDO

logo insolito
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH