miércoles, 2 de diciembre de 2020

Isabel-Clara Simó, Premi d'Honor de les Lletres Catalanes

|

Isabelclara


La escritora Isabel-Clara Simó ha sido distinguida este martes con el 49 Premi d'Honor de les Lletres Catalanes, convirtiéndose en la quinta mujer que recoge este galardón en la historia del premio, según el veredicto hecho público por Òmnium Cultural.


Cuixart ha subrayado que la distinción de Simó, que se une al reconocimientos el año pasado a la narradora y traductora balear Maria-Antònia Oliver, confirma la existencia de "unos países catalanes más vivos y más prolíficos que nunca".


El jurado ha valorado la "obra inmensa y extensísima" publicada por Simó a lo largo de 40 años en los que ha cultivado novela, poesía, ensayo, periodismo, guiones de radio y televisión, teatro, ha destacado el miembro del jurado Carles Solà, exconseller de Universidades e Investigación.


Para Solà, las obras de Simó han canalizado reivindicaciones relacionadas con la libertad, la situación de las mujeres y la infancia, y el premio "habla muy bien de una cultura viva y dinámica por todo el territorio".


"Siempre he sentido que yo he amado locamente a los países catalanes y no era correspondida: ahora tengo el reconocimiento de que el amor es mutuo", ha dicho Simó tras agradecer el premio en los inicios de su discurso.


Preguntada por esta cuestión, ha lamentado que su escritura ha sido objeto de burlas y tópicos: "He dado la imagen, por ser mujer y mayor, que escribo historias de amor para 'tietes' (señoras mayores), que escribo para mujeres, desde interiores, y me he sentido rechazada muchas veces".


"De todas formas, no he abandonado, a cada bofetada un poco más de impulso. No me he sentido amada a menudo", ha dicho la galardonada, que ha visto el galardón como el 'Nobel catalán' y un acto de amor completo que la ha dejado desarmada y absorta.


Simó ha manifestado su inseguridad a la hora de escribir, y ha dicho que el premio le dará un impulso de autoconfianza y ambición para seguir narrando historias: "Releerme es un ejercicio doloroso. Me riño muchísimo a mi misma. Tengo mucha inseguridad".


"En cada libro que publico, algo he aprendido del anterior, no me conformo con la mediocridad", ha resaltado la autora, que ha subrayado que si dejara de escribir se sentiría muerta, por lo que ha reafirmado su voluntad de no jubilarse.


"Ahora que soy viuda y vieja, el hecho de que este premio haya sido capaz de acercarse a las mujeres creo que es de justicia porque hay grandes mujeres escritoras", ha remarcado Simó, que ultima un poemario con altas dosis de erotismo y una novela juvenil y, también, tiene en la cabeza una novela más ambiciosa, de las que no ha querido avanzar contenido para evitar mala suerte.


"LA LITERATURA NO ES UNA TERAPIA" 


"La literatura no es una terapia, no sirve para nada. Es una obra de arte. No es útil: si queréis cosas útiles, id a la a la ferretería. La literatura es un instrumento de pensar y de sentir. No es un útil", ha aseverado la galardonada, que se ha definido como una 'poetastra' por su torpeza en sus inicios en la poesía.


"Soy una independentista con muchas ganas de dejar de serlo", ha comentado Simó interpelada por las dificultades que vivió el catalán durante el franquismo, y ha añadido que el independentismo no es una ideología, sino un estado a alcanzar.


INDEPENDENTISTA, PERO NO ANTIESPAÑOLA 


"Soy independentista de los países catalanes, pero no soy antiespañola, no odio a España: quiero que seamos buenos vecinos y que el país tenga mezclas", ha subrayado la galardonada, que se ha definido como una mezcla de tradiciones que ha visto algo genéticamente bueno y culturalmente espléndido.


"Yo quiere ser libre. Pensad que no tenemos competencias en casi nada, ni en luz, agua, gas, inmigración, trenes, carreteras, y lo poco que tenemos viene el Tribunal Constitucional (TC) y nos lo parte por la mitad", ha dicho.


BIOGRAFÍA 


Simó (Alcoi, 1943) se licenció en Filosofía en la Universitat de València (1965), donde se vinculó con los primeros grupos nacionalistas bajo la maestría de Joan Fuster, y de 1972 a 1983 dirigió la revista 'Canigó', desde donde trabajó para dar voz a jóvenes escritores.


En 1978 inició su trayectoria literaria con la concesión del Premi Víctor Català por el libro 'És quan miro que hi veig clar' (1979), y después publicó 'Alcoi-Nova York' (1985), 'Històries perverses' (1992) --galardonado con el premi Crítica Serra d'Or-- y que continuó con 'Perfils cruels' (1995).


Después publicó 'Dones' (1997), que fue llevada al cine con guión de Jordi Cadena y dirección de Judith Colell, y después de este éxito exploró el universo masculino en 'Estimats homes (una caricatura)'; su última novela, 'Jonàs' fue publicada el año pasado.



La galardonada, viuda del fundador de 'Canigó', Xavier Dalfó, recogerá el premio el lunes 20 de febrero en un acto de homenaje que tendrá lugar en el Palau de la Música Catalana y que tendrá el objetivo de divulgar su obra y trayectoria.


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

LO MÁS LEÍDO

logo insolito
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH