maria helena de felipe

Celebremos cada día el día de la empresa

Sin pequeñas y medianas empresas, microempresas y autónomos, nada de lo que para nuestra sociedad es esencial (sistema sanitario, educativo, empleo, pensiones, etc.) podría persistir.Por eso, además del reconocimiento social del espíritu empresarial, de la emoción, de la implicación, de la creatividad y del compromiso y sacrificio que supone ser empresario, necesitamos las reformas necesarias para ampliar nuestra capacidad productiva y poder ganar dimensión y ser más competitivos.En los últimos dos años no han sido fáciles, la pandemia, las posteriores crisis derivadas de los problemas de suministros de materias primas y del incremento del precio de la energía, de la inflación y, finalmente, de las consecuencias de la invasión de Ucrania, no han hecho más que agravar la débil situación que ya estaban sufriendo las Pymes catalanas antes de 2020.Hoy más que nunca necesitamos poner a las pymes en el centro de las políticas.

Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH