Sectores críticos de IU se alían contra Alberto Garzón y le acusan de "autoritarismo"

|

Alberto garzu00f3n iu 08052018


Las dos principales corrientes críticas que existen en IU y que tienen entre sus referentes a los dos últimos coordinadores federales, Gaspar Llamazares y Cayo Lara, han plantado cara oficialmente al actual líder de la coalición, Alberto Garzón, al pedir formalmente que posponga sus planes para reformar la organización, para garantizar un debate "sosegado" y "plural".


Este movimiento llega tras el manifiesto impulsado por el diputado en el Congreso, Ricardo Sixto, junto a otros cargos públicos y dirigentes de IU, en el que, bajo el título 'Por una IU soberana, democrática y al servicio de la ciudadanía', acusan a Garzón de "autoritarismo", y denuncian que la dirección pretende "disolver la estructura federal" de la coalición.


En concreto, el sector 'IU, sí, con más fuerza', formado por cargos públicos como la eurodiputada Paloma López y otros miembros de la antigua dirección; y el partido Izquierda Abierta, creado por Llamazares, han pedido a la dirección posponer hasta después de las elecciones de 2019 la asamblea prevista para el mes de julio para reformar los estatutos.


NO SOLAPAR EL DEBATE INTERNO CON EL DE LAS CONFLUENCIAS


Así lo trasladaron durante la reunión que mantuvo este lunes la Comisión Colegiada Federal de IU -el órgano ejecutivo que lleva el día a día de la formación-, en el que 'IU, sí, con más fuerza' está representada por el responsable federal de Empleo de Izquierda Unida, José Antonio García Rubio, e Izquierda Abierta, por el responsable de Servicios Sociales y Consumo, Tasio Oliver.


En dicha reunión, la dirección Garzón presentó una propuesta de reglamento para celebrar el 14 de julio de este año la llamada 'Asamblea Federal por un nuevo modelo organizativo y estatutos'; reglamento que previsiblemente será aprobado en la reunión que mantendrá este sábado 12 de mayo la Asamblea Político y Social (APyS) de IU -el máximo órgano de dirección entre congresos-.


Según puso de manifiesto Oliver, el debate sobre los cambios organizativos que debe llevar a cabo IU es "demasiado trascendental" como para que se resuelva "en dos meses", y de forma paralela a las negociaciones que están llevando a cabo para confluir con Podemos en las próximas elecciones europeas, autonómicas y municipales.


Asimismo, el dirigente de Izquierda Abierta también defendió la necesidad de que, si finalmente no se pospone el debate de reforma de estatutos, éste se lleve a cabo "de la forma más sosegada y porosa posible", naturalizando el debate y la diferencia".


Por su parte, García Rubio también señaló que "plantear una profunda reforma organizativa al mismo tiempo que se negocian posibles confluencias con Podemos y otras fuerzas y candidaturas y programas" no garantiza "las mejores condiciones" para llevar a cabo ese debate.


"IMPOSIBILITA EL DEBATE"


En cuanto a Sixto y los firmantes del manifiesto 'Por una IU soberana, democrática y al servicio de la ciudadanía', han alertado este martes de que dicho reglamento "imposibilita el debate". 


"Han elaborado unas normas que no se podrán enmendar sin el visto bueno del coordinador", avisa el diputado valenciano en un comunicado.


"Garzón esconde bajo una pátina de legitimación plebiscitaria la imposición a ultranza de sus postulados", asegura el crítico en un comunicado, en el que vuelve a acusar a Garzón de "autoritarismo" y de diseñar una asamblea que "supone la asfixia total a la pluralidad".


La polémica por la reforma organizativa de IU surgió hace dos semanas, cuando se hizo pública la propuesta elaborada por la dirección, en la que Garzón apuesta por flexibilizar la estructura de IU para consolidar su transformación en un Movimiento Político y Social (MPyS).


Entre otras cosas, propone la homogeneización de las personalidades jurídicas a una única a nivel estatal -algunas federaciones mantienen la suya propia-, introducir el sufragio universal obligatorio para todos los procesos, nuevos modelos de participación y votación más flexibles (activista y activista afiliado), y racionalizar la gestión económica.


Tanto 'IU sí, con más fuerza', como Izquierda Abierta recibieron hace dos semanas con rechazo esa propuesta, al considerar que buscaba restar poder a las federaciones y facilitaba la sumisión de IU respecto a Podemos. 


Así, la eurodiputada Paloma López alertó entonces de un posible "vaciamiento de IU como organización" y del riesgo de "centralización", y Llamazares llego a avisar incluso del riesgo de disolución en el partido morado, como "corriente comunista".

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH