El president Torra pidió la dimisión del presidente del Banco Sabadell, Josep Oliu, en un tuit de 2017

|

Tweet


Los tuits del pasado siguen persiguiendo a Quim Torra, el nuevo President de Catalunya. Esta vez a salido a la palestra el tuit en el que a principios de 2017 pedía canviar al Presidente del Banco de Sabadell, Josep Oliu, por anunciar que en caso de secesión el Sabadell trasladaría su sede fuera de Barcelona. Algo que finalmente ocurrió en octubre de 2017 por decisión del consejo de administración de Banco Sabadell en una reunión extraordinaria.


El Sabadell trasladó el domicilio social de la entidad a Alicante ante la incertidumbre política y económica que originó la celebración del referéndum del 1-O. 


 Cabe recordar que las decisiones de traslado de las sedes sociales de ambos bancos vienen motivadas   por la necesidad de garantizar la seguridad jurídica y proteger los intereses de los clientes, mediadores, accionistas y empleados dado el contexto actual en Catalunya. 


Suguiendo la estela de salidas iniciada por el Banco Sabadell y por todo el grupo la Caixa. Entre ellos la aseguradora Winterthur donde el actual president, Torra, trabajó durante 20 años hasta su marcha en 2008 quizás olvidando para siempre principio básico del negocio de seguros: "hay que dar confianza al cliente para que contrate el producto". 


En su discurso de esta semana Torra no hizo ni un guiño para conseguir que las empresas de sus antiguos compañeros y, sobre todo, las más de 3.800 que han abandonado Catalunya desde el 1-O puedan regresar sin correr el riesgo de colapso financiero.Los dos grupos más poderosos y emblemáticos: Caixa y Sabadell reafirmaron, tras conocer la actitud de Torra, que mantendrán sus sedes sociales fuera de Catalunya sine die. 


"Con Quim Torra no nos es posible volver a la antigua sede, no da razones para que el regreso sea lo mejor para nuestros empleados, accionistas y clientes", coinciden fuentes autorizadas de ambos emporios financieros. 


Además, Torra apoyó en 2017 los amagos de boicot a ambos bancos catalanes y pidió públicamente la dimisión del presidente del Sabadell, Josep Oliu. Nunca fue recibido ni por él ni por el jefe de la Caixa, Isidro Fainé, cuando presidía Omnium Cultural y les criticaba que amenazaran con cambiar de sede. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH