​Adiós al histórico Bracafé de la calle Casp de Barcelona

|

Café


El histórico Bracafé de la calle Casp número 2 de Barcelona cierra en agosto después de 87 años y en su lugar se hará la puerta de acceso a un párking.


El establecimiento, además de ser un café emblemático del centro de la ciudad, ha sido durante décadas uno de los cafés más concurridos entre trabajadores y visitantes de Ràdio Barcelona, situada a pocos metros.


No son pocos los periodistas, sobre todo los que hace décadas que lo degustaban, que a pesar de comprender la dictadura del beneficio económico, se sienten nostálgicos por el cierre de Bracafé.


El modelo de ciudad cambia, en esta ocasión no por una subida del alquiler, sino por la reforma del edificio de la compañía Catalana Occidente, que con un presupuesto de 30 millones de euros prevé demoler parte de la estructura interior de la Casa Pascual i Pons.


Se trata de una obra de estilo neogótico que data de 1891 y está compuesta por dos fincas que aparentemente forman un solo conjunto. 


Los bajos ocupados por Bracafé forman parte de una ampliación posterior y originalmente fue entrada de carruajes y acceso al jardín interior de la finca.


El cierre se suma a otros de establecimientos típicos, como la cercana librería Catalonia, que acaban dejando abrir otras tiendas, a menudo cadenas de ropa que proliferan por el centro, como Mango y Zara. El 31 de agosto, el paisaje de la ciudad volverá a cambiar con el cierre del emblemático café de la calle Casp.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH