Sánchez busca apoyos para controlar mejor los flujos migratorios en una cumbre europea dividida

|

Merkel sanchez cumbre emergencia

Angela Merkel junto a Pedro Sánchez en la cumbre de emergencia este domingo


Los líderes de dieciséis países de la Unión Europea dieron comienzo esta tarde a una cumbre informal para acercar posturas de cara al Consejo Europeo de la semana que viene, en el que los Veintiocho intentarán responder a la situación de los inmigrantes que llegan por el Mediterráneo.


Los jefes de Estado y de Gobierno que participan en la reunión, convocada por la Comisión Europea a petición de Berlín, comenzaron a llegar a la sede de esta institución en Bruselas a las 14.30 horas local y está previsto que el encuentro termine a las 19.00.


SÁNCHEZ BUSCA APOYOS


El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha asegurado este domingo en Bruselas que buscará apoyos entre los socios comunitarios para "controlar mejor" los flujos migratorios, especialmente en el Mediterráneo occidental, donde las cifras de llegadas de migrantes han aumentado en los últimos meses a diferencia del resto de rutas como la del Mediterráneo central (Italia) u oriental (Grecia).


Así lo ha confirmado el nuevo jefe del Ejecutivo a su llegada a la mini cumbre sobre migración y asilo de este domingo en Bruselas, en la que se reúne con otros quince líderes de la UE, entre ellos la canciller alemana, Angela Merkel, el francés Emmanuel Macron o el italiano Giuseppe Conte.


"Estamos dispuestos a alcanzar una respuesta común al desafío global de los flujos migratorios que llegan a Europa, especialmente en el Mediterráneo occidental", ha dicho Sánchez, que ha insistido en que pedirá "apoyo" a los "socios europeos para controlar mejor los flujos que estamos sufriendo actualmente" en las costas españolas.


Asimismo, Sánchez también ha defendido la creación de "centros controlados" en las fronteras exteriores de la UE, como puede ser en países del norte de África, y asegurar que "no solamente se respetan los derechos humanos de aquellos que llegan a las costas europeas sino sobretodo y fundamentalmente trasladar (a los socios europeos)" la necesidad de implementar "una política migratoria controlada que haga frente a la realidad que tenemos en el conjunto de la UE".


Por último, el presidente del Gobierno ha apelado a su voluntad de trasladar "una actitud constructiva e integradora" a la vez que reivindicará "los valores europeos", por lo que ha insistido en que "compartirá experiencias, ya que la sociedad española y el conjunto de instituciones pueden aportar mucho" en lo relativo a "gestionar de manera eficaz la realidad migratoria".


FRANCIA APUESTA POR UNA SOLUCIÓN BASADA EN LA COOPERACIÓN 


El presidente francés, Emmanuel Macron, dijo hoy a su llegada a la cumbre informal sobre inmigración que celebran algunos países de la Unión Europea que debe encontrarse una solución basada en la "cooperación" y los "valores" europeos, aunque no participen los 28 Estados miembros.


"La solución que debemos conseguir aportar hoy es una solución europea. Esta se construirá únicamente sobre la cooperación entre los Estados miembros de la UE, sea una cooperación a veintiocho o entre varios Estados que decidan avanzar juntos", afirmó en declaraciones a los medios a su llegada a la reunión en Bruselas.


BÉLGICA PIDE CONTROLES MÁS ESTRICTOS DE LAS FRONTERAS


El primer ministro belga, Charles Michel, abogó hoy por un control más "estricto" de las fronteras exteriores del bloque comunitario y por reformar el sistema de Dublín que rige las demandas de asilo.


A su llegada a la cumbre informal sobre inmigración que celebran varios países de la Unión Europea en Bruselas, Michel dijo que ha de darse prioridad al refuerzo de las fronteras exteriores de la UE y a abordar el "fondo" de los centros de identificación de inmigrantes (conocidos como "hotspots"), de modo que "sean conformes al derecho internacional".


"La tercer prioridad debe ser encontrar el modo de que el reglamento de Dublín pueda ser reformado para conjugar solidaridad y responsabilidad", añadió Michel, el primero en llegar al encuentro.


El reglamento de Dublín establece que los demandantes de asilo tienen que solicitar protección en el primer país de la UE al que llegan.


Los Estados comunitarios se propusieron reformarlo a raíz de la llegada masiva a la Unión Europea de personas que huían de la guerra de Siria en 2015.


PARA MALTA NO ES MOMENTO DE SEÑALAR CON EL DEDO


El primer ministro maltés, Joseph Muscat, afirmó que "no es momento de señalar con el dedo" en materia de inmigración, después de rechazar al barco de la ONG alemana Lifeline que permanece en el Mediterráneo con 230 personas a bordo.


"Venimos a esta reunión con la mente abierta. Esperamos que todo el mundo alrededor de la mesa adopte la misma actitud", declaró Muscat a la prensa a su llegada a la cumbre informal de varios países de la Unión Europea (UE) para abordar el problema migratorio, organizada por la Comisión Europea.


Consideró que "es obvio que la situación es extremadamente precaria" y señaló que seo está "presenciando de primera mano en el Mediterráneo".


"No creo que sea el momento de señalar con el dedo, es momento de encontrar soluciones", recalcó.


Muscat dijo que no se trata de "un juego de echar las culpas" y agregó: "Creo de veras que es el momento de presentar soluciones concretas, haremos varias propuestas, espero que todo el mundo tendrá voluntad de escuchar".


Ante la cuestión migratoria "no creo que haya una sola solución; no creo que construir un muro, incluso en alta mar, sea una solución por sí misma", consideró.


"Creo que necesitamos un enfoque con múltiples facetas. Presentaremos nuestras propias propuestas, espero que sean bienvenidas", concluyó.


Malta instó este sábado al barco de Lifeline a alejarse de la isla y reiteró que su país no es responsable de este buque.


Muscat criticó en la red social Twitter que esa ONG, cuya embarcación lleva bandera holandesa, no hiciera caso a las indicaciones de la Guardia Costera italiana, que le comunicó el miércoles que no interviniera en el rescate de alrededor de 230 personas porque iba a proceder a ello la Guardia Costera de Libia.


"Lifeline rompió las reglas al ignorar las instrucciones de los guardacostas de Italia. Debería moverse desde la posición (en la que se encuentra) hacia su destino original para evitar una escalada" de la situación, dijo entonces Muscat.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH