lunes, 16 de septiembre de 2019

Metges de Catalunya advierte que "no estamos concienciados de que el calor mata"

|

Personas con enfermedades cardiovasculares, endocrinas o renales, los más afectados por el calor


23 muertes por un golpe de calor. Sin duda, se trata de una de las peores cifras de este verano. Desde la propia Conselleria de Salut se reconoció hace una semana que esta no era una cantidad "habitual", pero el secretario del ramo destacó que muchas de las personas fallecidas se encontraban en una situación personal vulnerable, ya fuese por su avanzada edad o por sufrir enfermedades debilitantes, como Alzheimer o dolencias cardiovasculares.


Josep Maria Puig, secretario general del sindicato Metges de Catalunya, secunda este punto de vista, pero subraya otras causas tras tan alarmante cifra. "Pese a lo que se diga, el cambio climático existe", explica el doctor, "puesto que en los últimos 50 años ha habido un aumento de 1,5 grados".


Sin embargo, Puig también destaca que "no ha habido un aumento espectacular como tal, sino que ha habido un aumento espectacular en la recogida de datos". Hasta este año, solo se registraban como víctimas mortales por golpe de calor las personas fallecidas en unos pocos hospitales de la red pública.


Ahora se contabilizan las muertes por esta causa en toda la red del ICS (Institut Català de Salud), así como en la red privada de hospitales. Por eso, como representante de Metges de Catalunya comenta que "comparar una situación de rastreo exhaustivo con la situación previa, no es correcto".


CONCIENCIAR A LA POBLACIÓN


Otro de los motivos tras estas 23 muertes es la falta de concienciación que existe en España acerca de las consecuencias negativas del calor excesivo.


"Todos tenimos la cultura del peligro del frío, sabemos que el frío mata y hace daño", explica Josep Maria Puig. "Pero el calor puede matar tanto o más que el frío y no estamos concienciados. Para nosotros hasta ahora 'morirse de calor' ha sido una figura literaria, pero también es algo real", advierte el doctor.


Por este motivo, desde Metges de Catalunya se hace, por un lado, un llamado general a la población a ser consciente de las actividades que pueden desarrollar en horas de calor extremo. Por otro lado, una petición a las administraciones para que se involucren en campañas de concienciación y control de la población de riesgo, como las personas mayores que viven a solas.


"Haría falta algún tipo de normativa laboral, para evitar por ejemplo que los obreros trabajen entre las 11 de la mañana y las 4 de la tarde en época de intenso calor", señala Puig como una posible iniciativa. "Además, los servicios sociales deben tener detectadas a las personas más frágiles para atenderlas mejor", propone el doctor.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH