martes, 10 de diciembre de 2019

La Vía Láctea sufrió una importante perturbación gravitacional hace 300 millones de años

|

Gaia Nature ESA Web


Un equipo liderado por investigadores del Instituto de Ciencias del Cosmos de la Universitat de Barcelona (ICCUB) y de la Universidad de Groninga (Países Bajos) ha descubierto que el disco de la Vía Láctea sufrió "una importante perturbación gravitacional hace entre 300 y 900 millones de años".


El hallazgo, surgido al combinar las posiciones y las velocidades de seis millones de estrellas del disco de la Vía Láctea, es uno de los primeros grandes descubrimientos de la misión Gaia, que se ha publicado este miércoles en 'Nature'.


"Hemos observado formas con distintas morfologías, como una espiral similar a una concha de caracol", unas subestructuras observadas gracias a la precisión del satélite Gaia, de la Agencia Especial Europea, ha explicado la primera firmante del artículo, la investigadora del ICCUB Teresa Antoja.


Estas subestructuras, ha añadido Antoja, ha permitido concluir que el disco de la Via Láctea sufrió una "importante perturbación gravitacional" hace entre 300 y 900 millones de años, siendo éste uno de los primeros grandes descubrimientos de arqueología galáctica.


Los investigadores apuntan a que esta perturbación pudo producirse con el último paso de la galaxia enana de Sagitario cerca del disco de la Vía Láctea.


Antoja ha afirmado que el trabajo establece de forma definitiva que el disco de la Vía Láctea "es dinámicamente joven, sensible a las perturbaciones y cambiante en el tiempo".


"Una de las formas más destacables que hemos observado que hemos observado es el patrón espiral que muestran las estrellas situadas cerca del Sol, y que nunca hasta ahora se había visto", ha señalado la investigadora.


Los investigadores han afirmado que las estrellas del disco galáctico se ordenan respondiendo a la atracción gravitatoria de una galaxia existente que pasa cerca de ellas, y, transcurrido el tiempo, las estrellas conservan en su movimiento orbital efectos de la perturbación que las sacudió y que ahora se observa como un espiral en las gráficas.



La investigadora de la Universidad de Groninga Amina Helmi ha asegurado que la Vía Láctea es caníbal y que "ha ido creciendo al engullir pequeñas galaxias, como está haciendo actualmente con la galaxia de Sagitario", pero ha añadido que la masa de Sagitario es suficientemente grande como para provocar un impacto gravitatorio apreciable.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH