El Gobierno cae de la burra e insta a que Torra deje de alentar a "los radicales"

|

Quim torra canutazo 19072018


Tras un comunicado tibio, el Gobierno ha reconocido este miércoles 2 de octubre que el presidente de la Generalitat, Quim Torra, alentó en el aniversario del 1-O a los CDR a seguir presionando en favor de una Catalunya independiente y ha explicado que si este lunes evitó culpar a Torra del comportamiento violento de los radicales fue porque quería "darle una oportunidad a la prudencia".


La confesión la ha hecho la ministra de Educación, Formación Profesional y portavoz del Ejecutivo, Isabel Celaá, en los Desayunos Informativos de Europa Press, donde ha precisado que los sucesos más graves del día se produjeron en la noche, horas después de que el secretario de Organización del PSOE y ministro de Fomento, José Luis Ábalos, no interpretase el aliento de Torra a los CDR como una llamada a la violencia o a la desobediencia.


Isabel Celau00e1, en los Desayunos Informativos de Europa Press


Ábalos, desde la sede del PSOE en Ferraz, concedió una "relevancia relativa" a la petición de Torra a los CDR para que siguieran presionando y consideró que la jornada reivindicativa del primer aniversario del 1-O estaba transcurriendo, al menos hasta el mediodía, de manera "asumible", a pesar de que entonces los CDR ya habían asaltado una delegación del Govern en Girona para retirar por la fuerza una bandera española.


Desde primera hora de este martes en cambio, el Ejecutivo ha endurecido su discurso. Un comunicado de Moncloa advertía a Torra de que estaba poniendo "en riesgo el camino de normalización política" iniciado por el Gobierno de Sánchez, mientras que la ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet, indicaba que Torra cometió un "error" al alentar a los CDR, que terminaron enfrentándose por la noche con los Mossos d'Esquadra.


Batet, en declaraciones a los medios de comunicación al término del desayuno de Celaá, ha emplazado a Torra a decidir "qué rumbo quiere tomar, si quiere seguir apoyando a la radicalidad o sumarse a la vía abierta de diálogo".


Durante el desayuno, Celaá ha advertido a los independentistas de que el camino hacia una solución política al conflicto actual "no se transitará" influyendo desde el Gobierno sobre los jueces y fiscales que llevan la causa del proceso soberanista, como le piden las formaciones nacionalistas, porque España es un Estado de Derecho donde rige la separación de poderes y la independencia judicial.


COMUNICADO TIBIO


Unas horas antes, el Gobierno reprochó la actitud del president de la Generalitat, Quim Torra, por alentar las movilizaciones de los Comités de Defensa de la República (CDR) en Cataluña y le ha advertido de que pone en riesgo la normalización política en Catalunya que busca el Ejecutivo.


Fuentes del Gobierno censuran que Torra alentara a "los radicales" que "creen que las calles son solo suyas y asedian las instituciones que representan a todos los catalanes".


Señalan que lo vivido la jornada de este lunes, cuando estos grupos tomaron las calles coincidiendo con el aniversario del referéndum separatista del 1 de octubre, pone de manifiesto que la política catalana "tiene que volver a las instituciones", y apelan directamente al president Torra para que cumpla sus responsabilidades y devuelva la situación al cauce institucional.


Por ello, Moncloa pide a Torra que no ponga en riesgo el "camino de normalización política" emprendido por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH