Buch no reconoce ningún error en el dispositivo policial del 1 de octubre

|

Miquel buch


El conseller d'Interior, Miquel Buch, ha comparecido en el Parlament para explicar la situación policial llevada a cabo por los Mossos d'Esquadra en las manifestaciones por el aniversario del 1-O.


Durante su intervención, Buch ha subrayado que el dispositivo policial diseñado era el adecuado para garantizar "la seguridad y el derecho de manifestarse" de los ciudadanos.


Sin embargo, el conseller ha reconocido que tiene "dudas" sobre la corrección de algunas actuaciones "individualizadas" llevadas a cabo por los Mossos. Al mismo tiempo, ha manifestado que hubo una " minoría violenta" en la manifestación de los CDR que intentó asaltar el Parlament.


Ha puntualizado que las unidades de Seguridad Ciudadana --agentes de patrulla-- que tuvieron que acudir al Parlament "no tuvieron ni que intervenir en la dispersión de los manifestantes que había en la puerta". Y que si se recluyeron en el interior del edificio, fue para "apaciguar" a los manifestantes.


LA OPOSICIÓN CRITICA AL CONSELLER


El diputado de Cs, Matías Alonso, ha asegurado que el dispositivo estaba dimensionado a la baja y ha criticado que hubo una "vertiente política" en la actuación de los agentes y que recibieron una orden de inactividad o inacción.


Ha indicado que "algunos" CDR generan problemas de orden público y ha pedido al conseller que se llegue al fondo de la cuestión y se investigue quiénes son los responsables.


Después de que Buch explicara que los Mossos se replegaron ante el Parlament para comprobar si la ausencia de policías "apaciguaba la actitud de los manifestantes", el diputado del PSC, Carles Castillo, ha considerado que Interior frenó la actuación de los agentes "en función de unos intereses políticos".


El 1 de octubre "se dio el riesgo evidente de que unas personas violentas y agresivas" entraran en el Parlament, ha defendido el diputado socialista, que ha declarado que los mandos policiales pidieron en reiteradas ocasiones poder dispersar la manifestación.


El diputado de los comuns, Joan Josep Nuet, también ha opinado que los dispositivos del 29 de septiembre y del 1 de octubre "no fueron correctamente dimensionados ni ejecutados": ha señalado que la manifestación de Jusapol era una provocación, por lo que ha cuestionado que no se pudiera reubicar, y ha dicho que la imagen en la puerta del Parlament "no se tenía que haber producido".


Ha advertido al conseller que las provocaciones "seguirán" y también ha lamentado que se observaron golpes con las defensas de los Mossos por encima de la cintura y problemas de identificación de los agentes.


El diputado del PP, Alejandro Fernández, ha preguntado a Buch por qué el 1 de octubre no se hizo un dispositivo equiparable al de una huelga, y le ha pedido que escoja entre "animar a los CDR" o ser el responsable de la seguridad pública.


Ha criticado que bajo su mandato los agentes han sido "agredidos, humillados, deslegitimados y criminalizados" y que les ha dado instrucciones contradictorias.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH