martes, 12 de noviembre de 2019

El Barça machaca al Real Madrid con hat trick de Luis Suárez (5-1)

|

Luis suarez baru00e7a madrid gettyimages

Luis Suárez celebra uno de los 5 goles del Barça (Getty Images)


Ocho años después el Barça vuelve a marcar cinco goles al Real Madrid. Dicen que las últimas palabras de Cristo en la cruz fueron ‘Consummatum est’, cuya traducción sería "se acabó todo".

Pues eso es lo debe pensar Julen Lopetegui después de la durísima derrota del Real Madrid en Barcelona dando una imagen malísima en la primera parte y mejorando algo tras la reanudación. Los blancos ya están a siete puntos del Barça y Conte podría llegar en breve al Bernabéu.


Según la crónica de 'Eurosport', no hubo sorpresas en las alineaciones iniciales del primer partido en muchísimo tiempo sin Messi ni Cristiano. Valverde alineó al mismo equipo que ganó el Inter y Lopetegui puso en el campo a todas sus estrellas menos a Asensio. Vinicius, perdonado por Apelación, ni siquiera se sentó en el banquillo y tampoco pudo jugar contra el Fuenlabrada. Las cosas de Julen.


El Madrid le dio el balón al Barça y prefirió esperarle replegado en su campo con Bale por la derecha pendiente de las subidas de Jordi Alba.


Y el primer gol del Barça llegó con un sensacional pase de Rakitic a Alba, quien ganó la línea de fondo y le regaló el gol a Coutinho.


El Madrid salió como un equipo pequeño y lo pagó caro muy pronto. Merecido castigo.


A la media hora de partido Varane derribó a Luis Suárez y el árbitro tras consultar el VAR pitó penalti. El ariete no falló y Lopetegui empezaba a vislumbrar su futuro próximo.


El Madrid era incapaz de reaccionar y el Barça pudo incluso marcar algún gol más antes del descanso.


Los blancos quisieron despertar tras el descanso, Lopetegui puso tres defensas y con la entrada de Lucas el Madrid se hizo mucho más peligroso.


Marcelo, que ha marcado tres los últimos cuatro goles del Madrid, acortó distancias a los cinco minutos del segundo tiempo y Modric pudo empatar el encuentro cinco minutos después.


El partido estaba roto y Luis Suárez estrelló un balón contra el poste con la espuela.


A falta de quince minutos para el final, Luis Suárez sentenció el choque de un certero cabezazo y guillotinó la ilusión de Lopetegui de seguir en el banquillo del Madrid. La manita la selló Arturo Vidal, con la cabeza. Un centro desde la izquierda de Dembelé fue rematado por Vidal al segundo palo ante la ineficiencia de la defensa blanca.


La pregunta que nadie podrá contestar es que hubiera ocurrido si el Madrid hubiera ido a por el partido desde el primer minuto y no desde el 46.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH