La directora de la ONT se declara en contra del transplante de útero

|

Beatriz domu00ednguez ont


La Organización Nacional de Trasplantes (ONT) se ha mostrado en contra de que se realice trasplante de útero a las mujeres que carecen de este órgano reproductor femenino y por tanto no pueden tener hijos, dados los "enormes cuestionamientos éticos y riesgos" que implica esta técnica tanto para la receptora como para su bebé.


La directora de la ONT, Beatriz Domínguez-Gil, ha valorado el nacimiento en Brasil del primer bebé del mundo a través de un trasplante de útero de donante fallecida. Pese a que lo considera "un importante avance desde el punto de vista técnico", valora más sus "enormes cuestionamientos éticos".


"En trasplante de órganos como corazón, riñón o pulmón existe un riesgo quirúrgico, y también un riesgo asociado a la necesidad de tomar una terapia inmunosupresora de por vida que tiene una serie de efectos secundarios. Sin embargo, compensan con el beneficio que se obtiene: una mejora de la supervivencia y de calidad de vida. Esos pacientes no tienen otra opción para seguir viviendo o están abocados al tratamiento con diálisis. Ahí el balance riesgo-beneficio es claramente favorable", explica la directora de la ONT que, sin embargo, no observa lo mismo en el caso de trasplante de útero.


Domínguez-Gil defiende que "no es una intervención que salve la vida, es cuestionable si mejora la calidad de vida y, además, su probabilidad de éxito es reducida". "Está destinado a que culmine con éxito el deseo de ser madre, lo cual es loable y respetable, pero para culminar ese anhelo se exponen a dos intervenciones quirúgicas (el del implante de útero y, posteriormente, su retirada si el embarazo es exitoso) y a una inmunosupresión que la madre, por su estado de salud, no necesitaría", justifica.


Además, recuerda que el feto "nace expuesto a los efectos secundarios de los fármacos inmunosupresores, lo que podría tener un impacto negativo en el desarrollo del bebé". A la vista de estas circunstancias, resume que se trata de un procedimiento en el que "la madre y el bebé asumen unos riesgos para obtener un beneficio (culminación del deseo de ser madre) que se podría lograr de otras formas que no conllevan esos riesgos". "En este caso, el balance riesgo-beneficio no es en absoluto favorable a este tipo de intervención", zanja.


Sobre si su valoración cambia si el trasplante de útero se realiza con una donante fallecida o viva, Domínguez-Gil señala que en el caso de donante viva "se añaden los riesgos para la donante". "En fallecidas, esos riesgos desaparecen, pero no resuelve el resto de cuestionamientos éticos asociados, así como los enormes riesgos para la madre y el feto", añade.


NUNCA SE HA HECHO EN ESPAÑA


La directora de la ONT, que califica este tipo de intervención como "muy cuestionable a día de hoy", afirma que en España "nunca" se ha realizado un procedimiento similar, aunque reconoce que "ha habido equipos que han expresado su deseo de poner en marcha un programa de estas características, pero sin una petición oficial".


De producirse, relata que debería cursarse como un "procedimiento experimental" que requiere pasar por una serie de fases "muy estrictas". La primera, que el equipo investigador responsable de la operación cuente con un protocolo que haya sido valorado favorablemente por el Comité de Ética de Investigación Clínica y el Comité de Ética Asistencial de su correspondiente centro. Además, tendría que contar con la autorización de su comunidad autónoma, y la aprobación de la Comisión de Trasplantes del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS).


"Evidentemente, en todas estas fases los dilemas éticos que plantea este tipo de trasplante se pondrían encima de la mesa. De existir una petición, se valoraría como cualquier procedimiento experimental", avanza Domínguez-Gil, quien puntualiza que, "en principio", la posición de la ONT sería "muy desfavorable". "Existen pocas dudas al respecto", agrega.


En una hipotética situación, la directora de la ONT considera que esta intervención no debería cubrirse con fondos públicos. "No estamos hablando de un procedimiento que salve la vida o mejore la calidad de vida, como en otros de carácter experimental. En este caso, estamos hablando de un procedimiento arriesgado para que una mujer pueda ser madre, cuando hay opciones alternativas. Es difícil justificarlo éticamente y también que se utilicen recursos sanitarios públicos", concluye.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH