El apagón en Venezuela empeora la crisis de los hospitales venezolanos

|

2323365


La hija de ocho años de María Rodríguez hace meses que es atendida por una hidrocefalia en un hospital de Caracas, pero desde que comenzó el apagón el jueves 7 de marzo, el tratamiento lo recibe parcialmente para que el centro, que ahora depende de una planta eléctrica propia, opera a medias.


"Mi hija necesita un tratamiento de drenaje que dura seis horas y se lo dan por momentos, cuando el piso llega a tener un poco de luz. La prioridad nos dice el personal que es la terapia intensiva", explicó la madre de 36 años.


Según Rodríguez, además falta agua y durante tres días los pacientes han comido sólo arroz y cereales.


En Venezuela, los hospitales ya estaban en crisis por la falta de entrada y problemas de equipos, y durante los últimos días el golpe ha sido más fuerte por el apagón.


Ahora tienen que depender de plantas eléctricas propias para el funcionamiento de áreas como la terapia y la emergencia. Los médicos consultados explicaron que si bien hay instalaciones, algunas no funcionan y otras han sufrido problems técnicos o les falta el combustible.


"El plan de contingencia ha funcionado, sí ha surgido algún problema pero ha sido corregido y los pacientes que lo han querido han sido trasladados", ha emplazado por su parte el ministro de Salud, Carlos Alvarado, en un dicurs para la televisión estatal, al tiempo que ha añadido que el Gobierno ha garantizado el combustible y el agua.


Sin embargo, la organización no-gubernamental Médicos para la Salud denunció este viernes que los problemas de suministro de energía han provocado la muerte de 17 personas en hospitales públicos de Caracas y otras localidades.


"Lo primero que debemos entender es que esta crisis ocurre cuando los hospitales venían con una capacidad operativa disminuida. No es lo mismo una crisis con hospitales que funcionan correctamente", argumentó Julio Castro, médico de la ONG, en una rueda de prensa junto con el líder de la oposición y autproclamat presidente interino, Juan Guaidó.


En uno de los hospitales de Caracas, donde se atiende principalmente niños, se ha acercado este domingo al mediodía un grupo de Médicos para la Salud para tener más detalles sobre la situación del centro, pero los policías les han impedido el paso.


Varias madres que estaban dentro del hospital gritaban que no tenían comida y pedían a los efectivos que dejaran entrar a los doctores, sin éxito, según testigos citados por la agencia Reuters.


Horas después la directora del hospital, Natalia Martinho, aseguró a la televisión estatal que "los niños están estables y ha sido todo un éxito la respuesta a esta contingencia (...) hemos dado alimentación a los niños ya las madres".


Pero la angustia de los familiares que estaban fuera de los centros hospitalarios crecía. "Esto es una pesadilla", aseguró María Torres, de 46 años, que tiene un hermano hospitalizado.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH