El Barça se despide de la Champions ante un Liverpool espectacular (0-4)

|

El FC Barcelona ha perdido este martes ante el Liverpool FC (4-0) y ha quedado eliminado de la Liga de Campeones en semifinales, dejando escapar una ventaja de 3-0 de la ida en el Camp Nou y convirtiendo a Anfield en el 'Olímpico de Liverpool', reviviendo la pesadilla de Roma del año pasado y quedándose sin la final del Wanda Metropolitano.


Baru00e7a liverpool 0 4


Tenía todo a favor el Barça para estar en Madrid, una ventaja clara y la convicción de haber aprendido la lección de Roma. Se había pasado el muro de cuartos, por primera vez tras tres ediciones cayendo en esa fase, y Messi venía de hacer una exhibición en la ida, pero Anfield, el templo de Anfield, fue demasiado.


El Liverpool nunca caminó sólo. El famoso cántico, el himno, del 'You'll never walk alone' funcionó a las mil maravillas. Entraron los 'reds' al partido a morder y lo hicieron, con un gol de Divock Origi en el minuto 7 aprovechando un rechace demasiado frontal de Marc-André Ter Stegen a tiro de Henderson.


Cuatro eran los goles que necesitaba el Liverpool, y los convirtió. Uno tras otro, paso a paso como pedía Jürgen Klopp en la previa, y con un juego directo y esta vez sí con acierto ante la meta del Barça. Los blaugranas, lejos de ser letales, tuvieron varias ocasiones de gol, frustradas todas por Alisson.


El Barça se fue condenando a sí mismo a volver a morir en el 'Colosseo', llamado esta vez Anfield. El año pasado, los de Ernesto Valverde ganaron 4-1 en casa y perdieron 3-0 en el Olímpico de Roma. Esta vez tenían a favor el no haber encajado en casa, pero perdieron 4-0. Suspenso y a rezar para cambiar su fortuna de aquí a un año.


Se acordaría de su fallo Ousmane Dembélé, al final del partido de ida, cuando falló estrepitosamente lo que era el 4-0. De haber marcado, el partido de vuelta habría ido a la prórroga. Pero el Barça de este martes no supo evitar que los 'reds' festejaran casi como el título la victoria. Que llegó, además, sin Mohamed Salah ni Roberto Firmino, sus máximos goleadores, ambos lesionados.


No tendrá su 'copa tan linda y tan deseada' Leo Messi, que una vez más podrá celebrar una Liga, quien sabe si un doblete con la Copa del Rey, pero no una 'Champions' ni un triplete. Un tropiezo más para un Barça que no salió a perder, como parecía que sucedía en Roma, que tuvo una actitud buena y varios goles rozados, pero no entró la bola y la final del Wanda se desvaneció.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH