martes, 12 de noviembre de 2019

Salvador Milà, un "rencoroso" en funciones

|

El Àrea Metropolitana de Barcelona (AMB) tiene que componer su nuevo organigrama antes del 15 de julio de 2019. Hasta entonces, todos los cargos están en funciones. Entre ellos está el director de Presidència, Salvador Milà, que asumió el cargo el pasado 2016, sin concurso previo y de forma "interina", tras el cese de su antecesor en el cargo, Josep Maria Carrera.


Salvador mila


En su día, es decir, a finales de 2016, se afirmó que este nombramiento de Milà --a dedo por parte de la alcaldesa de Barcelona y presidenta del AMB Ada Colau que implica una retribución anual de 93.570 euros-- se solventaría y que se abriría un votación para ocupar la vacante que dejó Carrera en la dirección de Presidencia. Tres años después y a menos de 20 días de que se constituya el nuevo organigrama del ente supramunicipal, Salvador Milà ha sido cesado en sus funciones aunque sigue apareciendo como director de Presidència, aunque ahora lo sea en funciones. Muchos se preguntan por qué está aún allí y si va a repetir en el cargo una vez se nombre la nueva Presidencia del AMB.


Milà es un viejo conocido en la política catalana. Licenciado en Derecho y ex miembro del extinto PSUC con quien entró en el ayuntamiento de Mataró en 1979, pasó a encabezar las listas ICV en el municipio hasta 1999 y llegó a ser regidor de Urbanismo de la capital del Maresme del 1992 a 1999, ese año tuvo que irse a la oposición. Pero Milà siguió su carrera política y llegó a ser Conseller de Medi Ambient de 2003 a 2006 con el tripartito de PSC-ERC-ICV, liderado por el histórico Pasqual Maragall y aquí dio rienda suelta a sus batallas.


Salvador Milà tuvo sus grandes momentos en su época de conseller teniendo grandes enfrentamientos con las multinacionales de la industria eléctrica a quien parecía querer dificultar su crecimiento y esto provocó que el propio Maragall lo cesara del cargo en la crisis de gobierno de 2006.


Desde entonces, el aún director de Presidència del AMB parece haber mantenido y acumulado cierto rencor con la figura histórica del ex president. Así ha quedado reflejado en un último artículo, escrito en un periódico de Madrid, 'El cierre digital', al que ha filtrado información y donde se critican que las ayudas que recibe la Fundación Pasqual Maragall tienen relación directa con la figura política del socialista y con los pactos actuales que se han producido en el ayuntamiento de Barcelona entre Colau (En Comú) y Collboni (PSC). Claro, que en el artículo también dice que no se sabe cuánto dinero ha donado la Fundació Agbar a la fundación del ex president, cuando Agbar comunican a este diario que en su memoria económica figura que dio 12.000 euros a la Fundación Pasqual Maragall.


A algunos que no conocen el pasado político de Milà les ha sorprendido el ataque, pero esta parece ser la marca personal del "interino" director de Presidència de AMB que, junto a la "tríada del agua" formada con Eloi Badia y Leonard Carcolé, ha mantenido y mantiene duros enfrentamientos con la empresa catalana Agbar desde su nuevo puesto de responsabilidad. Y es que Milà y su "tríada" siempre han defendido que fuera Acciona y no Aigües de Barcelona la encargada de gestionar el agua, un negociado que tan mal (y caro) ha acabado después de que una sentencia judicial tuviera que intervenir. Algo que, curiosamente, el entonces diputado de CiU Ramón Espadaler ya se lo advirtió a Milà cuando estaba en la oposición y que le reprochaba que había negociado pesimamente la subvención europea de la desalinizadora de El Prat de Llobregat.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH