domingo, 20 de octubre de 2019

El comercio de Sant Antoni, en pie de guerra contra la inseguridad

|

Unos 400 comercios del barrio barcelonés de Sant Antoni, según los organizadores, han protestado este viernes contra la inseguridad en el barrio con una pitada ante los establecimientos, durante la que la mayoría ha cerrado al público.


Protesta de comerciantes del barrio de Sant Antoni



Participantes han asegurado que se han cometido en lo que va de año 122 robos en comercios, aunque han bajado desde que impulsaron la campaña 'Vigila', que invita a llamar al teléfono de emergencias 112 en caso de ver algo "extraño".


Han garantizado que seguirán con esta campaña y que, pese a que han descendido los robos, mantienen las críticas porque consideran que la solución requiere cambios legislativos, como poder penar los hurtos con cárcel si hay reincidencia.


Uno de los comerciantes ha sostenido que la disminución de delitos es un "espejismo", porque el problema sigue existiendo, y ha explicado que clientes se quejan de haber sido víctimas de hurtos en la calle.


Los comerciantes y vecinos protestan por los hurtos y robos en establecimientos y viviendas, y opinan que hay inseguridad y suciedad en la calle, que algunos creen además que no está suficientemente iluminada por la noche, han explicado varios participantes.


El grupo de comerciantes se organizó a través de una aplicación de mensajería instantánea, en la que empezaron con un grupo de 20 y ahora rozan los 190 miembros, y cuentan con el apoyo de diversas asociaciones del barrio.


Colaboran en la campaña 'Vigila' Comerciants Sant Antoni per la Seguretat, la asociación de vecinos del barrio, Sant Antoni Comerç, la ONG de Veí a Veí y la Associació de Comerciants i Serveis de Sant Antoni Comerç (Acssac).

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH