martes, 19 de noviembre de 2019

"El cambio climático está provocando más incendios y más intensos en Europa"

|

Marc Castellnou es jefe del Grupo de Apoyo de Actuaciones Forestales (GRAF) de Bombers de la Generalitat, y es experto en gestión y extinción de incendios de la Unión Europea. Asegura que el fuego no se puede prevenir sólo con las tareas tradicionales, sino que el cambio climático afecta como nunca se había visto, y añade la necesidad de modificar el modelo socioeconómico de explotación forestal.


Castellnou Marco


¿Somos conscientes de la importancia de la prevención de incendios?


La población es consciente de la importancia de prevenir los incendios. Desde hace años se han ido haciendo muchos esfuerzos en extinción y prevención de incendios. En el imaginario, tenemos los incendios de los años 80, que eran complicados, pero no son los incendios que está trayendo el cambio climático. Ahora la prevención es mucho más importante, en la gestión de los bosques y en la delimitación de los mosaicos de estructuras forestales.


Con el cambio climático estamos llegando al límite de la capacidad de extinción. Necesitamos que los paisajes faciliten más la extinción porque si no, en la situación actual de cambio climático, hay incendios en los que no podremos hacer nada. Por eso hay que aumentar las fuerzas y ser conscientes.


¿Hay dejadez por parte de las administraciones y la ciudadanía?


No creo que haya dejadez, creo que la velocidad del cambio es muy alta y asumirlo es complicado. Nos hemos acostumbrado a hacer las cosas de una manera y, a partir de ahí, se ha sensibilizado y legislado para hacer frente el problema.


Cuando tú has legislado, has diseñado planificación de exterminio y unas comisiones, y las comisiones han tenido que cambiar por el paradigma o el escenario en el que te encuentras, esto no es algo que puedas hacer de hoy para mañana.


Todos nosotros, como sociedad, tenemos que cambiar. No es un tema de Administración, es un tema, también, de ciudadanos. Como consumidores, debemos consumir diferente y mejorar nuestro paisaje para hacerlo más resistente a los incendios forestales. Es más fácil echar la culpa a la Administración cuando es culpa de todos.


Si sabemos qué hay que hacer, ¿por qué no se hace?


Lo importante es la propagación, que depende mucho del estado de nuestros bosques. Bajo el impacto del cambio climático, nuestros bosques deben cambiar. El clima en el que viven nuestros bosques no es el clima con el que nacieron; por tanto, esta adaptación, con estas nuevas condiciones y todo este cambio de ecosistema, es un proceso lento, no es algo que políticamente podamos decidir, sino que es algo que el ecosistema en sí, hará.


Marc Castellnou

Entonces, lo que tenemos sobre la mesa no es la típica situación con un problema y la solución; es una situación en la que tenemos claro el problema, tenemos la línea de la solución, pero es un tema lento y costoso, y hay que convencer a mucha gente.


Cuesta mucho hacer este cambio. Cuesta muchísimo hacer entender que todo lo que podamos hacer a nivel de cambio climático o de gestión forestal tendrá un impacto de futuro, no será para nosotros.


Invertir en evitar grandes incendios es hacer las cosas bien hechas y apostar por un futuro más seguro. A escala global, el cambio climático está apretando fuerte, estamos viendo incendios en todas partes. Ya no lo podemos dejar para mañana.


Los incendios de la Amazonia este verano, ¿han puesto de relieve la falta de recursos?


Los incendios de la Amazonia tienen un trasfondo socioeconómico y de deforestación para crear cultivo agrícola, en una sociedad que necesita un crecimiento. Quien alimenta este crecimiento de necesidad agrícola también es el primer mundo, como Europa, que necesita estos productos, o quiere estos productos en concreto. Esto nos lleva directamente a nosotros. Nosotros consumimos diferente, hay un impacto.


Nosotros y la manera en que construimos empujamos a esta economía de depredación de la selva.


A partir de aquí, la capacidad de extinguir estos incendios es limitada porque son extensísimos, y es imposible hacer extinción con el estándar europeo en este sector. En Europa sobreexplotamos territorios foráneos; entonces, podemos echarle la culpa a la sociedad o podemos echarle la culpa al modelo económico que está empujando. Mientras, estamos viendo incendios quemando en la Amazonia, o en Indonesia, o en África. Deberíamos mirar más hacia nosotros.


¿Cuáles son las zonas del planeta que tienen más riesgo?


Hay muchas, el planeta lo estamos viendo quemar por todas partes; ahora bien, para mí, la zona que tiene más riesgo es nuestra Europa central. El cambio climático está haciendo que los inviernos sean templados, cálidos y secos, en una zona de bosques muy frondosos y con mucha superficie. El clima ha cambiado, ya no es un invierno frío y húmedo y un verano seco, y esta es la combinación perfecta para hacer un incendio. En Europa, el cambio climático está provocando cada vez más incendios y más intensos.


La cumbre del G7 en agosto o la de la ONU en septiembre, ¿dan esperanza porque pone el riesgo de incendio en la agenda internacional?


Dan esperanza en el sentido de que hay más conciencia, pero las soluciones pasan por el modelo del paisaje. Esta es la asignatura pendiente. Hay que afrontar las desigualdades sociales, porque sólo el dinero no soluciona el problema a largo plazo. Es positivo que se hable, pero aún estamos lejos de hablar en serio.


En el caso de Catalunya, ¿qué debería mejorar?


En Catalunya, nuestros bosques tienen que cambiar. Debemos invertir más en economía rural y tenemos que cambiar el modelo para crear un territorio vivo. Lo que se podía hacer, ya lo estábamos haciendo bien, pero con el cambio de condiciones tenemos que repensar cómo construir el territorio, en Catalunya y en Europa.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH