Las enfermedades vasculares son responsables de cerca del 30% de las muertes en España

|

Profesionales sanitarios de las principales sociedades científicas han presentado en la Escuela Andaluza de Salud Pública (EASP), en Granada, un documento de consenso sobre salud vascular, en el que, entre otros datos, se refleja que las enfermedades vasculares son responsables de cerca del 30 por ciento de las muertes en España.


Según han informado en una nota de prensa la EASP y Bayer, durante la jornada, se ha hecho especial hincapié en la necesidad de mejorar, primero, la prevención de la enfermedad vascular y, después, las alternativas terapéuticas.


Hospital paciente


El documento de consenso, que cuenta con el aval de las sociedades españolas de Cardiología, Neurología, Medicina Interna, Angiología y Cirujía Vascular, y la asociación estatal de pacientes Cardioalianza, trata aspectos de sensibilización y prevención de eventos vasculares con el objetivo de reducir el riesgo trombótico residual y reforzar la protección vascular en la población de alto riesgo.


La cardiopatía isquémica en los varones y el ictus en las mujeres son las principales causas de muerte en población adulta. Se espera, además, un aumento de estas cifras, determinado, entre otros factores, por el envejecimiento de la población.


Por otro lado, los ponentes han advertido sobre el aumento de los factores de riesgo como el tabaquismo, el consumo de alcohol, la falta de actividad física y la adopción de dietas inapropiadas, que pueden hacer que se incremente el riesgo residual de padecer este tipo de patologías.


El riesgo trombótico residual se define como el incremento de las posibilidades de sufrir nuevos eventos vasculares o la progresión de una enfermedad ya establecida. Los pacientes con enfermedad arterial coronaria o periférica son los que presentan mayor riesgo de muerte vascular, ictus u hospitalización derivada de un nuevo evento vascular. Este tipo de patologías se caracterizan, asimismo, por una disfunción neurológica que puede causar invalidez permanente, amputaciones o muerte.


El ictus es la primera causa de invalidez o discapacidad grave a largo plazo en adultos y la segunda de demencia entre los pacientes que lo padecen. Además, a los seis meses de haber sufrido un ictus, uno de cada cuatro pacientes no logra sobrevivir y entre los supervivientes, más del 40 por ciento padecen alguna dependencia funcional.


Según el director del Área del Corazón del Hospital Xanit Internacional, Juan José Gómez Doblas, "en el tratamiento de la patología vascular existen aún parcelas sin resolver desde el punto de vista de concienciación, diagnóstico y estrategia terapéutica, que generan alteraciones graves en los pacientes, así como elevadas tasas de mortalidad".


Por su parte, la presidenta de Cardioalianza, Maite San Saturnino, ha compartido que "es necesario crear una línea de trabajo sociosanitario entre todos los profesionales que mejore el manejo de las enfermedades vasculares para mejorar el pronóstico a través de la prevención de futuros eventos vasculares y reducir su mortalidad".


Para ello, es importante tratar y manejar la enfermedad desde las necesidades del paciente y teniendo en cuenta las opciones terapéuticas para cada caso.


La jornada ha sido inaugurada por el director general de Salud Pública y Ordenación Farmacéutica de la Junta, José María de Torres, y ha contado con la participación de la directora de la EASP, Blanca Fernández-Capel.

relacionada La cardiología española se posiciona "absolutamente en contra" del vapeo
relacionada El cáncer causa el doble de muertes que las enfermedades cardiovasculares en los países ricos

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

LO MÁS LEÍDO

logo insolito
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH