martes, 12 de noviembre de 2019

Colau suspende el pleno extraordinario que planteó para este jueves

|

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha suspendido el pleno extraordinario que planteó celebrar este jueves con motivo de la sentencia del Tribunal Supremo sobre el proceso independentista.


Así lo ha confirmado este miércoles el portavoz del Gobierno municipal, Jordi Martí, tras la Junta de Portavoces, acompañado por la tercera teniente de alcalde, Laia Bonet: "La alcaldesa ha decidido esta mañana aplazarlo a raíz de los acontecimientos que han tenido lugar durante esta noche en la ciudad".


El Gobierno municipal considera que, dadas las circunstancias de movilizaciones que se están convocando para estos días en Barcelona, no es "el mejor momento para hacer un debate sereno y calmado".


La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, tras los altercados de Barcelona postsentencia


Aun así, Colau ha mostrado su predisposición a convocar el pleno y, en declaraciones a los periodistas, ha asegurado que son días complejos donde se debe gestionar la situación del día a día y que deben estar centrados en "dar la imagen de que la ciudad funciona".


Para la alcaldesa, es prioritario enviar un mensaje de serenidad y de diálogo, y considera que no tiene sentido precipitar un plenario si solo ha de poner más ruido y peleas de partidos: "El debate de la sentencia se hará cuando los ánimos estén más calmados".


Ha equiparado la situación al pleno extraordinario que el Parlament tiene previsto celebrar este jueves, y ha criticado que las fuerzas independentistas no se hayan puesto de acuerdo para celebrar una votación y que sólo haya un debate.


"Si en el propio Parlament las fuerzas independentistas no han podido ni ponerse de acuerdo para llevar un texto de consenso a votación, creo que no tiene sentido que en el Ayuntamiento precipitemos un pleno si tiene que ser solo para que los partidos se peleen entre ellos", ha reiterado.


LLAMAMIENTO A LA CALMA


Del mismo modo que Colau, Jordi Martí y Laia Bonet han hecho un llamamiento a la calma ante las protestas de estos días en la ciudad, han advertido de que no debería volver a pasar, y han afirmado que "Barcelona debe ser el espacio para el diálogo y el encuentro".


Además, han explicado que en las protestas de este martes cerca de la Delegación del Gobierno se quemaron 250 contenedores, el coste de los cuales es de 320.000 euros, por lo que han pedido a la ciudadanía "ser conscientes de los costes que generan una parte del mobiliario urbano pero también de los costes que generan adicionalmente", como la reconstrucción del asfalto.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH