​Bolivia, OEA encontró apenas 226 actas electorales con irregularidades

Ollantay Itzamná

Casi un mes después de la consumación del cruento Golpe de Estado cívico-cristiano-militar en Bolivia, ocasionado por un tweet irresponsable del Secretario General de la Organización de Estado Americanos (OEA), Luis Almagro, esta entidad finalmente publicó su Informe titulado: “Análisis de integridad electoral, elecciones generales en el Estado Plurinacional de Bolivia, 20 de 0ctubre de 2019. Informe Final”.


BoliviamanifestacinafavordeEvoMorales



El Informe consta de 97 paginas donde señala: acciones deliberadas de manipulación de resultados, irregularidades graves, errores e indicios. Veamos cada uno de ellos.


Acciones deliberadas de manipulación de los resultados. En este punto constata la paralización del Sistema de Transmisión de Resultados Preliminares (TREP) al 83% del cómputo de actas. Además, indica que el sistema informático utilizado (el mismo que se utilizó en el Referéndum del 21 de febrero del 2016, donde ganó la oposición) era vulnerable.


Un sistema de transmisión alimentado por actas provenientes un territorio de más de millón de Km2 puede detenerse por varias razones, una de ellas el difícil arribo de actas de lugares lejanos al centro de acopio. El asunto no es que se detenga el sistema, sino que la detención cambie los resultados. Y eso es lo que no demuestra técnicamente el Informe.


No existe en el mundo ningún sistema de seguridad, mucho menos la cibernética, que garantice la impermeabilidad total. Eso lo sabemos. Pero, el Informe no indica técnicamente el delito producto de esa “permeabilidad informática”.


“… se revisó 4,692 actas. En ese análisis se identificaron 226 actas en las que dos o más actas en un mismo centro de votaciones fueron llenadas por una misma persona, denotando una acción intencional y sistemática para manipular los resultados…” (Pag. 4), indica el documento.


El Informe, aunque no indica la metodología utilizada para la auditoría, señala que su universo de muestra fueron 4,692 actas (de un total de más de 34 mil). En ellos encontraron 226 actas en las que se identifica que una misma persona llena más de una acta.


El Informe carece de rigor científico, a nivel metodológico, porque no presenta la metodología utilizada para llegar a los resultados alcanzados. No se sabe cómo identificaron/optaron por las muestras utilizadas. Se habla de dos cantidades diferentes de actas “auditadas”, 4,692 y 12,925. ¿Cuál de las dos cantidades es el universo de la muestra?


Los “técnicos de la OEA” desconocen la realidad sociocultural boliviana. ¡Existen comunidades alejadas donde el profesor de la escuela es el único alfabetizado! Y, a pesar de las normas electoral, es explicable que más de una acta de un mismo centro de votaciones estén llenados por una misma persona, lo cual no necesariamente expresa la “intencionalidad fraudulenta” del que llena las actas.


Irregularidades graves. El Informe califica como errores graves “la transferencia de información desde el TREP hacia el sistema del computo final”. ¡Ambos son sistemas que conforman el sistema del cómputo electoral! El Informe no muestra evidencias de supuestas actas duplicadas, si fuese el caso.


Indica también como errores graves el hecho que no todas las actas electorales hayan sido custodiadas por agentes de seguridad. ¡Bolivia tiene territorios alejados que ni la Policía conoce! Otro error grave, indica el Informe, “se constató actas originales vacías (sin llenar) en las instalaciones del TSE en el exterior”. ¡Que existan actas vacías no es ninguna ilegalidad!


Errores. El Informe indica: “…al menos en 37 actas del voto en el exterior el número de ciudadanos sufragantes era distinto del total de votantes en las listas índice”. ¿En qué país democrático no existe abstencionismo electoral?


Indicios. En este último acápite indica que: “328 actas observadas, que se referían a cambios en los votos para presidentes, entraron al cómputo” (Pag. 7). Eh aquí otra contradicción del Informe: habla de “226 (actas) presentaban irregularidades” (pp 4 y 9), “… 328 (actas) se referían a cambios en los votos para presidente” (Pag. 7). ¿Cuál es la cantidad final de actas con irregularidades?


Concluye el informe, “El equipo auditor ha detectado una manipulación dolosa de los comicios en dos planos. A nivel de las actas, a partir de la alteración de las mismas y la falsificación de las firmas de los jurados de mesas. A nivel del procesamiento de los resultados, a partir del re direccionamiento del flujo de datos a dos servidores ocultos…” (Pag.10), pero no muestra ninguna evidencia de dichas manipulaciones, ni en el cuerpo del documento, ni en los anexos.


“No obstante, los hallazgos son contundentes. El equipo auditor no puede ignorar el conjunto de manipulaciones e irregularidades observadas a través del trabajo en terreno y del análisis de las más de 200 denuncias y comunicaciones con información que se recibieron.” (Pag.10), indica el documento.


De estas denuncias muchas son sacadas de la plataforma del Facebook, otras no tienen respaldo documentado, o son notas periodísticas.


“Es sobre la base de esta evidencia que se reitera la imposibilidad de validar los resultados de la elección de octubre”, finaliza el Informe.


El Informe carece de una elemental rigurosidad metodológica y de una seriedad en su ecuación científica para llegar a las conclusiones vertidas.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.



Más autores

Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH