El fin del peaje en la AP-7 entre Tarragona y Alicante supone un ahorro de 300 millones anuales para los usuarios

|

El ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, ha celebrado este martes el fin del peaje en la AP-7 en el tramo entre Tarragona y Alicante, un "hito histórico" que "cambiará la filosofía" de la autopista, y ha añadido que es el "mayor tramo" de autopista liberado hasta la fecha (374 kilómetros), con lo que a partir de este 1 de enero circular por la Red de Carreteras del Estado de la Comunidad Valenciana será un 93% más barato y supondrá un ahorro anual de 300 millones de euros para los usuarios.


Puig y u00c1balos en la AP 7



Así se ha expresado durante su visita al área de peaje de Sagunto, a pocas horas de que se levanten las barreras, acompañado del presidente de la Generalitat, Ximo Puig.


Para el titular de Fomento, se trata de un "cambio radical" para los usuarios de las carreteras que discurren por la Comunidad Valenciana, ya que, hasta la fecha, tres de cada 10 kilómetros de las vías de alta capacidad del territorio las pagaban directamente los usuarios. Además, dará como resultado la casi total eliminación de los peajes de una Comunidad que hasta la fecha era la tercera en número de kilómetros de carreteras de pago.


Esta noche finaliza el plazo concesional de los tramos Tarragona-Valencia y Valencia-Alicante de la AP-7, que suman 374 kilómetros de longitud tras casi 50 años de peaje por parte de los usuarios. Estos tramos revierten el día 1 de enero a la Administración General del Estado, y pasan desde ese día a ser libres de peaje, es decir, de uso gratuito para los usuarios.


Desde ese momento su gestión y conservación corre a cargo del Ministerio de Fomento vía presupuestaria. En este sentido, José Luis Ábalos ha explicado que la intención es invertir 21 millones de euros en la conservación de la carretera a su paso por la Comunidad Valenciana, y cerca de 30 millones contando Tarragona. De este modo, el presupuesto de conservación crecerá un 38%.


El compromiso del Gobierno es que las concesiones cuyo plazo acaben en esta legislatura no se prorroguen ni se vuelvan a licitar. La gestión de las infraestructuras pasará a corresponder directamente a la Administración General del Estado y no a concesionarias privadas.


El pasado 12 de noviembre de 2019 se licitaron cuatro contratos de servicios para llevar a cabo la conservación y explotación de esta autopista, uno para cada provincia por la que discurre la AP-7 (Tarragona, Castellón, Valencia y Alicante), con un presupuesto conjunto de 53,7 millones de euros (26,9 millones de euros anuales).


Durante esta situación transitoria, hasta que se adjudique el contrato, el Ministerio de Fomento ha previsto la ejecución de las operaciones de conservación y explotación, desmantelamiento de las instalaciones de los peajes y demolición de las playas de peaje de la autopista, que se irán realizando de forma progresiva durante los próximos meses.


Adicionalmente, se ha licitado también la conservación y explotación de las 9 áreas de servicio existentes entre Tarragona y Alicante en la AP-7 a través de un contrato de concesión de servicios dividido en 9 lotes. En cuando a las implicaciones laborales, Ábalos ha recordado que la empresa que explotaba la concesión de la AP-7 contaba con 272 trabajadores y el Ministerio ha podido recuperar a 177.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH