​Los Consejos de Ministros, ahora los martes para relegar a un segundo plano iniciativas de la oposición

|

El nuevo Gobierno posa frente a La Moncloa 14 01 20



Las reuniones ordinarias del Consejo de Ministros pasarán a celebrarse los martes en lugar de los viernes, han confirmado fuentes del Ejecutivo.


Este cambio se lo ha comunicado a los ministros el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una carta que les ha hecho llegar en su primera reunión del gabinete, que celebran desde las 10.15 horas de este martes en el Palacio de la Moncloa.


En la misiva, difundida por Presidencia del Gobierno, Sánchez justifica el cambio de día por motivos de "organización" y con el fin de "planificar" y anticiparse a los acontecimientos y "responder a los problemas con premura y eficacia". 


Esto obligará a adelantar al jueves anterior la comisión de subsecretarios en la que se preparán los dossieres que verá el Consejo de Ministros.


La decisión revela una determinación del Ejecutivo por marcar la agenda a principios de la semana, cuando tradicionalmente se reúnen las direcciones de los partidos. Los martes es además cuando se reúne la Junta de Portavoces del Congreso y el Senado para ordenar los asuntos que irán al Pleno y los grupos parlamentarios suelen comparecer en rueda de prensa. Además, cuando hay sesiones plenarias en la Cámara Alta, las sesiones de control al Gobierno se celebran los martes por la tarde.


Trasladando al martes el Consejo de Ministros, el Gobierno puede conseguir relegar al segundo plano las iniciativas de la oposición cuando apruebe medidas de gran trascendencia.


Este cambio tendrá sus consecuencias en el Congreso y en el Senado ya que condicionará la labor de control parlamentario encomendada a la oposición.


En las últimas décadas, los martes por la mañana se aprovechaban para ubicar comparecencias de ministros en comisión, ya fuera en el Congreso o en el Senado, pero a partir de ahora ya no será posible, pues a esas horas los miembros del Gobierno estarán citados en la Moncloa para asistir al Consejo de Ministros.


Las Cortes ya suelen tener su agenda ocupada los martes por la tarde y los miércoles y los jueves por la mañana con sus sesiones plenarias, por lo que las comparecencias del Gobierno se reducirían a dos tardes (miércoles y jueves). Por eso, y para compensar la falta de ministros los martes, el Congreso habrá de recurrir a los lunes y a los viernes, fechas que hasta ahora los grupos pedían liberar para permitir a sus diputados estar en sus circunscripciones.


CONTROL DEL GOBIERNO, OCHO DÍAS DESPUÉS


El cambio de día de los Consejos de Ministros también tendrá efectos en las sesiones de control. Hasta ahora, las preguntas a los ministros deben registrarse los jueves por la tarde de la semana anterior pero con opción a introducir cuestiones de última hora los lunes, 48 horas antes del Pleno, en función de lo aprobado el viernes por el Gobierno.


Pero cuando los Consejos de Ministros sean los martes, la oposición sólo podrá pedir explicaciones por las medidas aprobadas por el Gobierno ocho días antes, casi una eternidad en términos políticos, porque no habrá tiempo para poder llevar a la sesión de control lo que el Ejecutivo haya aprobado la víspera, salvo que la Cámara modifique sus normas.


En el caso del Senado es aún más complicado el control inmediato de las medidas del Gobierno porque las sesiones de control son los martes por la tarde, apenas unas horas después de que acabe la reunión del Gabinete gubernamental en Moncloa.


La nueva etapa tiene otro efecto secundario, y es que el hecho de que los ministros no vayan a renunciar a sus escaños de diputado puede obligar al Congreso a replantearse sus días de votación en sesión plenaria ante la posibilidad de que haya ausencias en días determinados.


No existe incompatibilidad legal entre ser ministro y diputado, pero en 2018, cuando el presidente Pedro Sánchez llegó a La Moncloa tras la moción de censura y su Gobierno se apoyaba en sólo 84 diputados socialistas, todos los nuevos ministros que hasta entonces habían sido parlamentarios dejaron sus escaños para evitar que su agenda interfiriera en las previsiblemente ajustadas votaciones del Congreso.


COMPRIMIR LAS VOTACIONES PARA EVITAR AUSENCIAS DE MINISTROS


Con el nuevo Ejecutivo, tanto en el PSOE como en Unidas Podemos mantienen la intención de sus ministros compaginen su cargo con el escaño de diputado, ya que el Gobierno tiene más peso en la Cámara pues juntos suman 155 votos en el Pleno.


Pero hay días determinados en que el Congreso se puede encontrar con demasiadas ausencias, pues no en vano a priori va a haber 16 diputados con cartera en el Gobierno y sujetos a actividades oficiales ajenas al Parlamento como viajes, reuniones en el ámbito de la Unión Europea o acompañamientos al Jefe del Estado.


Y uno de los principales problemas será la coincidencia de las votaciones de los martes en el Pleno del Congreso, cuando se debaten y votan proposiciones de ley, proposiciones no de ley y mociones, con las sesiones de control que se desarrollan esa misma tarde en el Senado, en las que deben comparecer los miembros del Gobierno.


Esa coincidencia ya hizo que en anteriores etapas, la última vez con Ana Pastor como presidenta del Congreso, las votaciones de los martes se desplazaran a los jueves para que los ministros estuvieran más liberados y pudieran atender sus compromisos parlamentarios en la Cámara Alta.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

LO MÁS LEÍDO

logo insolito
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH