Discusiones, falta de armonía, críticas internas: ¿qué pasa en el Barça?

|

Messi abraza Ansu Fati

Leonel Messi abraza a Ansu Fati / @FCBarcelona_es


Este domingo 2 de febrero los catalanes recibieron al Levante y se impusieron con dos goles de Ansu Fati con las asistencias de Messi. Lo que los autores no esperaban es que este lunes, al día siguiente de una victoria convincente en el Camp Nou, se volviera atípicamente nefasto para el Barça.


Todo comenzó con el fin de un ritual. El 30 de enero, después de la derrota en octavos de final ante el Leganés, los jugadores del Barcelona no se reunieron al final del partido para la piña habitual, en la que solían ser Messi o Piqué quien tomaba la palabra. La afición se sorprendió pero la ausencia del encuentro no fue noticia: después de todo era un partido de Copa, terminó con una cómoda derrota y lo importante era recuperarse de la derrota con el Valencia y lograr la victoria. El problema fue que este domingo, contra el Levante, no volvió a haber piña.


Ansu Fati marcó dos goles casi seguidos en la primera mitad, ambos con la asistencia de Messi, Rochina redujo la desventaja ya en el descuento y el Barcelona venció al Levante, impidiendo que la diferencia con el Real Madrid se ampliara a más de los tres puntos actuales. Al final del partido, los jugadores agradecieron al público su apoyo, saludaron a sus oponentes de la manera habitual y se dirigieron ordenadamente a los vestuarios: sin reuniones, sin piñas, sin consignas de Messi, Piqué o cualquier otro capitán. Desde que Quique Setién sustituyera a Ernesto Valverde, la inestabilidad se ha instalado en el vestuario azulgrana.


La salida de Valverde y la forma en que todo el proceso fue orquestado por la dirección del Barcelona (Valverde dirigió un último entrenamiendo sabiendo que ya no seguiría en el cargo) disgustó a los jugadores, que no recibieron al nuevo entrenador de la mejor manera ni han proporcionado un ambiente de armonía en el grupo. Según 'AS', los "dos pesos pesados" del equipo se enfrentaron en la sesión de entrenamiento del pasado martes e incluso tuvieron que ser separados por sus colegas, a punto de llevar la discusión a las agresiones físicas.


El episodio se ha vuelto particularmente relevante dado el período errático del Barcelona en este momento, con jugadores como Rakitic asumiendo que no siempre se sintieron bien tratados en el club. En la zona mixta del Camp Nou, este domingo después del partido con el Levante, el centrocampista croata reconoció que "han pasado varias cosas" que no le han gustado. 


"La gente que toma las decisiones lo sabe y yo también. No me gustaron muchas cosas. Pero no es el momento de hablar de ello. Quiero pasar la página. Trabaja de la mejor manera posible", dijo Rakitic, quien incluso dijo hace unos meses que había sido "despojado del balón" cuando perdió su lugar en el mediocampo del Barcelona ante el recién llegado De Jong.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

LO MÁS LEÍDO

logo insolito
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH