miércoles, 30 de septiembre de 2020

​Disminuye la presentación de declaraciones de quiebra de empresas pese a la crisis

|

La situación económica actual no ha provocado un aumento espectacular del número de empresas que se declaran en quiebra. Un decreto-ley aprobado por el Gobierno ha permitido que muchas empresas, sobre todo pymes, que se encuentran en una situación delicada, renuncien, por el momento, a declararse en quiebra ante los juzgados.


ImgenesderecursosdeMagrudislaempresaquevendilacarnemechadacontaminadaconlabacterialisteria.


La legislación puesta en marcha por el Ejecutivo para frenar las declaraciones del estado de insolvencia de muchas empresas les permite retrasar hasta final de año la obligación de solicitar la declaración de concurso. Con ello se les da la opción de ganar tiempo a la espera de que la situación económica mejore en los próximos meses y les permita recuperarse del parón que ha significado el estado de alarma.


Según una información publicada por El Confidencial, el presidente de la Asociación Profesional de Administradores Concursales (Aspac), Diego Comendador, reconoce que el número de concursos de empresas está bajando respecto a periodos en los que la situación económica era mejor. Así lo reflejan también los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE): en el primer trimestre de 2020 se han presentado un  22,3 % menos que en el mismo periodo del año anterior.


La gradualidad que ha introducido el Gobierno permite una margen de maniobra a las empresas antes de presentar una declaración de quiebra y les da tiempo para intentar solventar su delicada situación económica. Además, los jueces no pueden admitir a trámite las solicitudes de concurso que se hayan presentado a partir de la declaración del estado de alarma.


Por contra, el problema se traslada a los acreedores de las empresas que no puedan hacer frente a sus pagos. Si hasta ahora podían instar a la disolución de una sociedad para recuperar el dinero adeudado, ahora deberán esperar más tiempo, por lo que su situación también puede volverse más delicada.


Además, en el supuesto de que la situación económica tarde más en volver a la normalidad de lo esperado y las empresas no logren equilibrar sus cuentas o, como mínimo, empezar a recuperar parte de lo perdido durante la pandemia, a final de año se puede producir una avalancha de peticiones concursales de empresas que no han logrado recuperarse.


No hay que olvidar que, por ejemplo, en el año 2017, en el que la situación económica era favorable, más del 41 % de las empresas que presentaron resultados económicos ante Hacienda lo hicieron reflejando pérdidas. Las que lograron sobrevivir son las que ahora se encuentran en una situación más delicada.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

LO MÁS LEÍDO

logo insolito
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH