martes, 24 de noviembre de 2020

​El Real Madrid gana con otra polémica en el San Mamés

|

El equilibrio del partido lo rompió un penalti de Dani García sobre Marcelo, después de un tropezón de los que no se perciben como infracción en el directo, que el árbitro señaló tras consultar el monitor, previo aviso del VAR que paró el juego.


Zidanechampions




El tercer triunfo seguido del Madrid con problemas, con un goles conseguidos entre dificultades, coloca a los de Zidane holgadamente en el liderato, con siete puntos de ventaja.


El Athletic propuso desde el inicio un partido de intensidad física, la velocidad y el dinamismo en el juego propiciaron llegadas, prominentemente blancas, entre idas y venidas del balón con tanta celeridad como ausencia de control.


Para ganar la Liga, Zidane se ha encomendado a la fiabilidad defensiva de Courtois, Ramos y Casemiro. Ellos no descansan, pero a su lado todos pueden rotar.  El técnico blanco, Zidane, dió descanso a Kroos y Valverde.


En ataque  todos entran y salen de la alineación salvo Benzema.  Rodygo y Asensio, que volvió a ser titular en un partido oficial casi 14 meses después, los dos tuvieron como misión la de disuadir con su amenazante presencia en los costados el poderío ofensivo de los laterales rojiblancos.


El Madrid se encontró con un Athletic negacionista de la especulación, constantemente con intención de correr al ataque, con problemas para construir fútbol, pero con éxito creciente en robos de balón con los que construir contragolpes.


En el segundo tiempo volvió el intercambio de golpes, la presión intensa y el dominio en las ocasiones del Madrid, en los primeros momentos en los que la intensidad de los vascos se empezaba a resentir tras el esfuerzo.


Ni Zidane, ni sus jugadores, parecían acelerados en busca del gol y, en uno de esos ataques que parecían llegar por turnos, encontró un penalti cuando ya no lo esperaba. El árbitro detuvo el juego, previo aviso del VAR, para visitar el monitor y revisar el último ataque del Madrid. Ramos volvió a ajustar el lanzamiento al palo y puso al Madrid por delante. Momentos después, Raúl García reclamó un penalti por un pisotón de Ramos que el videoarbitraje no revisió.


El tramo final fue una tentativa de asedio de un ambicioso Athletic, mientras los de Zidane no conseguían mantener el balón para dormir el juego, incluidas amarillas que conllevan sanción para Ramos y Casemiro antes de la bronca final. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

LO MÁS LEÍDO

logo insolito
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH