domingo, 29 de noviembre de 2020

Artur Mas reconoce que entendió que su vida política había acabado a raíz del caso Palau

|

El expresidente de la Generalitat Artur Mas ha admitido este jueves que el caso del desfalco del Palau de la Música, que implicó a CDC, es una de las razones que le llevó a renunciar "a todo" en el ámbito político, y a entender que su trayectoria política había acabado.


El expresidente de la Generalitat catalana entre 2010 y 2016,  Artur Mas.





"He hecho todos los actos de reconocimiento y reparación que se pueden hacer. A lo mejor no les satisface, pero miren los hechos. Cuando dejé la presidencia del PDeCAT, la última responsabilidad que me quedaba en enero de 2018, uno de los motivos por los que lo hice era el caso Palau", ha subrayado en su comparecencia en la comisión de Asuntos Institucionales del Parlament.


Según Mas, a título individual ha dejado todas las responsabilidades políticas en los últimos cuatro años, por lo que cree haber asumido cualquier responsabilidad que le pidan en este ámbito: "Políticamente he renunciado a todo".


Ha asegurado que intentó entender la magnitud de lo que suponía el caso Palau actuando de "una forma coherente y ejemplar, y la mejor manera para hacerlo era ésta, para perjudicar lo menos posible a los que debían coger el relevo" del proyecto político.


Pese a no estar inhabilitado actualmente para ejercer cargos políticos, ha señalado que si quisiera podría volver a primera línea, pero no es su "intención" porque cuando decidió dejar todos sus cargos lo hizo con una visión a largo plazo y no coyuntural, ha puntualizado.


FUNCIONES ECONÓMICAS Y POLÍTICAS

Tras añadir que no puede dejar de ser expresidente, ha admitido que la sentencia del caso, por un desvío de fondos de la entidad musical, no le deja indiferente y no le gusta, y ha querido recordar que cuando accedió a la secretaría general de CDC ya estaban separadas las funciones económicas de las políticas, y que "a lo mejor fue un error" suyo no asumir ambas responsabilidades.


Una vez terminado el juicio, ha constatado que no consta en el procedimiento penal en calidad de nada ni le llamaron como responsable entonces de CDC o en otros cargos: "No figuro en ningún lugar. No he sido llamado como testigo, como investigado ni se me ha acusado de nada".


También ha reconocido que un partido como CDC, sobre el que recaían "sospechas de irregularidades", era necesario reconvertirlo, y esto llevó a su desaparición política, lo que ha tenido costes y seguramente aún los tiene, ha apuntado.


Sobre el extesorero de CDC Daniel Osàcar, administrador único del partido entre 2005 y 2010, ha recordado que ha sido condenado a 3 años y 6 meses como autor de un delito de blanqueo de capitales, pero que se le absolvió del de tráfico de influencias.


Según Mas, si Osàcar ha presentado un recurso ante el Tribunal Constitucional (TC) contra el fallo, es porque la defensa está convencida de que "si no había tráfico de influencias no había un origen ilícito de dinero, por lo que no se le puede condenar por blanqueo de capitales".


Sobre CDC, ha asegurado que el partido "no cometió un delito como tal pero sí recibió recursos ilícitos que no debería haber recibido", y por ello se le condena a devolver 6,6 millones de euros en comisiones ilegales cobradas a través del Palau, pese a que también lo ha llevado al TC.


MILLET Y MONTULL

"Ante la condena, los bienes para devolver el dinero ya se han puesto a disposición de la justicia, y ahora debe decidir cómo lo ejecuta", ha precisado el expresidente catalán, que también ha reivindicado que el Palau de la Música, como institución, no fue perjudicada económicamente por CDC ni por Osàcar y sí por su expresidente Fèlix Millet y su número dos, Jordi Montull, a los que ha definido como grandes delincuentes.


En base al fallo, el expresidente de la Generalitat también ha recalcado que CDC y Osàcar no cometieron un perjuicio sobre la hacienda pública y "que, a diferencia de lo que se dijo, no hubo sobrecostes ni sobreprecios en las adjudicaciones de obras públicas", y ha exigido investigar cómo se adjudica.


También ha pedido a la oposición que tengan con la Casa Real, "como mínimo, la mitad de la exigencia" que han tenido contra él, en referencia a la figura del Rey Emérito, y por ello les ha reclamado que no pasen de puntillas en el Congreso y el Senado y abran una investigación.


PSC: QUE PUIGDEMONT SE PRONUNCIE

El diputado de PSC-Units Jordi Terrades ha acusado a los que estaban al frente de CDC, como Mas, de utilizar a los que fueron tesoreros del partido como "pararrayos" porque, en su opinión, sabían perfectamente lo que pasaba, ha emplazado también al expresidente Carles Puigdemont a pronunciarse sobre la sentencia y ha pedido que alguien se disculpe por lo que pasó.


Desde Cs, el diputado Carlos Carrizosa ha pedido a Mas que deje las funciones de expresidente, y también considera que es un maestro a la hora de sacarse las responsabilidades de encima: "Me ha recordado a aquellos novios que cuando les ha dejado la novia, dicen: no, si la dejé yo".


Para la portavoz de CatECP, Susanna Segovia, el caso Palau es "el caso Gürtel de CDC", y les ha acusado de intentar transformarlo en otro partido para intentar olvidar una sentencia que, a su juicio, evidencia que hubo financiación irregular.


El diputado de la CUP Carles Riera ha lamentado que "la derecha catalana reproduce el modelo de corrupción de otras derechas" de otros países, y considera que esto supone un freno para el proceso de autodeterminación y la independencia, por lo que ve necesario erradicar esta práctica.


La diputada del PP Esperanza García ha llamado a Mas a pedir disculpas y asumir errores, y aunque no le han pedido que deje las funciones de expresidente, sí que le ha reclamado una reflexión al respecto.


Desde ERC, la diputada Anna Caula ha manifestado que son "intransigentes y taxativos" contra la corrupción, y más ante un caso en el que hay sentencia, además de dejar claro que las prácticas que se recogen no les representan y no quieren que afecte al proyecto independentista.


El diputado de JxCat Marc Solsona ha realizado una condena explícita de la corrupción, y ha manifestado su respeto institucional y personal hacia Mas.



Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

LO MÁS LEÍDO

logo insolito
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH