El 74% de los médicos de CAP han pasado consulta sin medidas de protección contra el Covid-19

|

El 74,5% de los facultativos de la red de atención primaria del Instituto Catalán de la Salud (ICS) -organismo que gestiona el 80% de los centros de salud del primer nivel asistencial- no ha podido disponer de un equipo de protección individual (EPI) en algún momento de la fase aguda de la pandemia de coronavirus, según revela una encuesta realizada por Médicos de Cataluña (MC) a 1.339 profesionales de la medicina, entre los días 15 y 23 de junio.


medico

Mientras que un 58,6% considera que ha recibido suficiente formación teórica sobre las pautas de autoprotección y utilización de estos EPI, un 75,8% denuncia falta de formación práctica.


Por otra parte, un 77,1% de los facultativos asegura que la empresa no les ha hecho ningún tipo de seguimiento clínico-epidemiológico relacionado con el coronavirus, es decir, no les ha practicado ninguna prueba diagnóstica (PCR) o test inmunológico para saber si habían contraído la enfermedad. De hecho, sólo el 14,3% dice que la actuación de su Unidad Básica de Prevención de Riesgos Laborales le ha generado confianza y seguridad.


Otro de los aspectos a destacar de la encuesta es que un 62% de los profesionales dice haber sufrido alteraciones obligadas (no consensuadas) en su jornada laboral, incluido el cambio de turno de trabajo (56,8%), como consecuencia de la emergencia sanitaria. Además, un 84,4% de la plantilla asegura que se han modificado sus tareas asistenciales y un 80,7% sostiene que ha tenido que asumir la atención de pacientes no asignados a su consulta, sobre todo por razones organizativas del equipo (77,3% de), para cubrir facultativos designados a otras tareas (45,1%) o para sustituir personal de baja por Covidien-19 (44,6%).


Respecto a la absorción in extremis por parte de la atención primaria de la asistencia a las residencias geriátricas tras la crisis vivida en estos centros para la tercera edad, sólo un 18,6% de los médicos que se han tenido que hacer cargo de esta nueva responsabilidad afirma haber recibido formación específica para llevarla a cabo, mientras que un 59,4% dice que no. El 22% restante considera que no había que formarse.


HORAS EXTRAS

El desbordamiento del sistema de salud ante la pandemia se ha puesto de manifiesto en la sobrecarga desatada que ha sufrido la plantilla de facultativos de atención primaria durante la fase crítica de la emergencia. Así, un 53,2% de los profesionales que han respondido la encuesta confirma que ha tenido que hacer horas extras para dar respuesta a la demanda sanitaria creciente, de los cuales un 18% ha hecho más de 30 horas mensuales de media más allá de la su jornada ordinaria de trabajo.


El 33% de los facultativos que ha tenido que alargar su horario laboral aún no ha recibido ninguna compensación económica por sobre esfuerzo, mientras que un 43% ha cobrado las horas extras como atención continuada (guardias). El resto ha percibido otros tipos de gratificación como la asignación de días de descanso. Pero, además, un 19,9% del personal ha sufrido pérdidas retributivas durante este primer período de la pandemia, sobre todo, como consecuencia de los cambios de jornada y por haber estado de baja médica por Covidien-19.


Todo ello ha provocado un notable cansancio físico y emocional en la plantilla: un 52,4% de los profesionales asegura está bastante o muy cansado físicamente, mientras que un 68,1% de dice sufrir un agotamiento mental y emocional considerable.


EVALUACIÓN

La mayoría de facultativos (64,1%) del primer nivel asistencial suspende la gestión de la crisis por parte de las autoridades sanitarias, tanto del Ministerio de Sanidad, como de la Consejería de Salud, la Agencia de Salud Pública de Cataluña y la ICS. En cambio, un 79,7% de aprueba la actuación de las direcciones de los equipos de atención primaria (EAP).


Un 81,8% de los profesionales también es muestra convencido de que la pandemia del coronavirus empeorará la situación de sobrecarga asistencial que había previamente en los centros de salud, mientras que un 12% señala que seguirá siendo la misma y sólo un 6,2% cree que mejorará.


Tras la sacudida sanitaria, un abrumador 98,9% del colectivo médico cree que es necesario un nuevo modelo sanitario, donde los facultativos tengan un papel clave y fundamental en el diseño, la organización y el desarrollo del sistema. Por otra parte, un 64,2% de apoya la convocatoria de una nueva huelga después del verano a la atención primaria de laicos, si no mejoran las condiciones laborales y retributivas, y un 28,3% se decanta por otros vías de desaprobación, como la manifestación o la recogida de firmas. Tan sólo el 7,5% cree innecesaria la protesta.


MOVILIZACIONES

Para el presidente del Sector Primaria ICS de MC, Javier O'Farrill, los resultados de la encuesta "ponen en evidencia la dejadez, la inseguridad y la desprotección que ha vivido la atención primaria y sus profesionales durante el pico de la pandemia ". En este sentido, exige a las autoridades sanitarias que "pongan los medios adecuados para que, en ningún caso, se vuelva a repetir esta situación", y, al mismo tiempo, reitera, por enésima vez, que "se incremente la contratación y los refuerzos de la plantilla, para evitar una crisis de dimensiones catastróficas en el primer nivel asistencial ".


Asimismo, O'Farrill advierte que, a pesar del agotamiento físico y emocional, "el único camino que nos queda para ser escuchados es la movilización". "Si no hay una respuesta rápida y contundente a nuestras demandas de mejora laboral y salarial -añade- el conflicto en las calles rebrotará este otoño y la protesta tendrá unas consecuencias difíciles de gestionar".

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH