​Las discotecas podrán abrir sus puertas, pero no se podrá bailar

|

Las discotecas, salas de concierto y otros locales de ocio nocturno en Catalunya -cerradas desde el 24 de julio- podrán reabrir sus puertas a partir del próximo miércoles, 7 de octubre, pero "sin baile" y con la actividad limitada hasta las tres de la madrugada y la entrada de nuevos clientes hasta las dos.


Sillas en la pista de baile de una discoteca de Madrid


Así lo han anunciado el Secretario de Salud Pública de la Generalitat, Josep Maria Argimon, el Coordinador de la unidad de seguimiento de la Covid-19, Jacobo Mendioroz, y el subdirector de Protección Civil, Sergio Delgado.


El plan de flexibilización estipula que la apertura se autorizará "para desarrollar actividades que comporten niveles de contacto e interacción social de riesgo bajo", con personas sentadas o poco movimiento, y con la pista de baile ocupada con sillas y mesas, o solo sillas.


Delgado ha explicado que, en caso que haya restricciones horarias adicionales, estás prevaldrán sobre la nueva norma, y ha puesto como ejemplo el consumo en barra, que estará permitido o prohibido, como en los bares, según la situación epidemiológica del lugar.


Además, ha añadido que las discotecas y salas de conciertos tendrán las mismas limitaciones que bares y restaurantes respecto a la separación de 1,5 metros entre los clientes, al aforo -del 50%-, a la obligatoriedad de mascarillas -excepto para beber- y al máximo personas por mesa: seis.


TRAZABILIDAD Y CONTROL

Mendioroz ha explicado que la medida busca potenciar un entorno "más controlado y que permita más trazabilidad" en el ocio nocturno, en contraposición a las fiestas ilegales y con menor protección sanitaria que se estaban dando con las discotecas cerradas.


"Si cerramos el ocio nocturno, éste se traslada a otros lugares que tienen más riesgo, como domicilios particulares o fiestas sin mascarilla", ha reflexionado el Coordinador de la unidad de seguimiento del Covid-19, que ha asegurado que el control en los locales facilitará la búsqueda de contactos.


En este sentido, el subdirector de Protección Civil ha explicado que los locales tendrán la obligación de llevar un registro de los clientes, que podrá ser requerido por las autoridades, además de un "régimen de inspecciones y control que ya se ejercía ordinariamente, y ahora se ampliará".


Delgado ha añadido que el hecho que las discotecas y salas de conciertos acostumbren a tener trabajadores específicos para el control de entradas y salidas, como porteros y vigilantes de seguridad, "da garantías que este control se hará".


"Al final hemos hecho un balance de lo que se puede perder con la medida y lo que se puede ganar, y creemos que se puede ganar más, ya que evitaremos encuentros ilegales y sin mascarilla", ha resumido Argimon, que ha asegurado que la situación actual, a diferencia del verano, permite abrir las salas.


EL SECTOR RECHAZA LA PROPUESTA

Por su parte, los representantes del gremio de discotecas de Barcelona y provincia han rechazado la propuesta de la Generalitat para la reapertura de los locales de ocio nocturno y mantienen la acampada en la plaza Sant Jaume de Barcelona.


"Es otra maniobra de la Generalitat para callarnos, después de que el propio conseller de Economía admitiera que no había dinero para el plan del rescate. Con esas condiciones las discotecas y grandes salas es imposible que puedan hacer frente a los elevados costes que tienen que asumir", han criticado.


Por ello, exigen que les dejen abrir en su horario y según marca su licencia, con todas las medidas higiénico-sanitarias que el propio sector elaboró junto con el Ministerio de Sanidad y el Instituto de Calidad Turística (Icte).


"Insistimos, esto no es un intercambio de cromos. Si no hay dinero y no nos permiten ejercer nuestra actividad como discotecas y salas de fiesta, que implican un horario más amplio, nos están abocando a la ruina", han añadido.


También han anunciado el mantenimiento de la acampada que empezó el lunes, durante toda esta noche, para denunciar que los locales de ocio, salas de conciertos, discotecas y bares especiales no pueden trabajar con restricciones a la ambientación musical.



Sobre el horario, reivindican poder ampliar hasta, como mínimo, las cuatro de la madrugada, para que permita contactar con el transporte público y la apertura del metro y, a su vez, neutralizar "la competencia desleal" que suponen los bingos en estos momentos.


Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH