jueves, 29 de octubre de 2020

El FMI considera que España cerrará este año con una tasa de paro del 16,8%

|

Después de la crisis económica de 2008 la Organización Internacional del Trabajo (OIT) habló de una generación "sin esperanza". "Estamos ante una crisis que puede llevar a una generación perdida o muy seriamente marcada. Se sabe que si no se comienza bien en el mercado laboral, si transcurre mucho tiempo antes de conseguir el primer empleo, esto influirá en el tipo de trabajo y en los ingresos por el resto de la vida", denunciaron. 


Daria tumanova Dz0meyisQfk unsplash



Hoy, el mundo, se arriesga a perder a una segunda generación debido a una crisis menos esperada: la generada por el Covid-19. La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, alertó este miércoles del riesgo de que la crisis derivada de la pandemia genere una "generación pérdida" en los países de bajos ingresos, al tiempo que ha insistido en que la recuperación será "difícil" y "desigual".


"Tras nueve meses de pandemia, todavía estamos lidiando con la 'oscuridad' de una crisis que se ha llevado más de un millón de vidas y ha puesto del revés la economía, causando un repentino y elevado desempleo, un alza de la pobreza y el riesgo de una 'generación perdida en países de bajos ingresos", ha subrayado Georgieva.


Sin embargo, también puede haber grandes damnificados en las economías más desarrolladas, como la española. El FMI considera que España cerrará este año con una tasa de paro del 16,8%, frente al 14,1% marcado en 2019. Para 2021, la perspectiva es que el país no pueda recuperarse de la crisis del Covid-19, manteniendo el mismo dato de paro que el año anterior. Esta situación es especialmente peligrosa para la población con menos edad ya que, según los datos del INE, un 54% de los ciudadanos de 16 a 19 años no tiene empleo. En la franja de 19 a 25, el porcentaje se sitúa en el 34%. Los jóvenes españoles fueron de los más perjudicados de Europa en la crisis bancaria de 2008 y según las estimaciones económicas, parece que también lo serán en la del Covid-19. 


Durante su intervención en las Reuniones Anuales del FMI y el Banco Mundial, Georgieva ha presentado su Agenda Global de Políticas, que marca las prioridades del Fondo para los próximos seis meses. La directora gerente ha insistido en que los países tienen que mantener las "medidas esenciales" para proteger vidas y medios de vida.


Georgieva ha indicado que la recuperación económica solo será posible si la pandemia es derrotada en "en todos lados". "En una pandemia, la economía global únicamente es tan sólida como el más débil de sus miembros", ha apostillado. Debido a esto, la búlgara ha instado a fortalecer la cooperación internacional para acelerar el desarrollo de la vacuna y mejorar el acceso de todos los países a ella. Según los cálculos del FMI, un progreso más rápido en soluciones médicas podría acelerar la recuperación y añadir 9 billones de dólares (7,655 billones de euros) al PIB mundial para 2025.


Otra de las prioridades del Fondo será incentivar las reformas para crear economías "más resilientes e inclusivas". En este sentido, Georgieva ha indicado que los estudios recientes del FMI indican que la inversión pública, especialmente en proyectos 'verdes' y de infraestructura digital, puede ser un punto de inflexión. Además, los gobiernos tendrán que apoyar a los trabajadores a medida que transicionan desde sectores en contracción hacia otros en expansión.


En este sentido, Georgieva ha indicado que el FMI mejorará su asesoría sobre políticas macroeconómicas para recomendar una modernización de los sistemas fiscales que lidien "efectiva y justamente" con los "desafíos" de la digitalización, atajen la desigualdad, apoyen la recuperación y, cuando sea necesario, eleven la progresividad fiscal.


Pese a que el FMI ha instado a que es necesario mantener los estímulos y apoyos, también ha puesto el acento en que es necesario lidiar con la elevada deuda pública. Aunque para los países ricos este imperativo será un desafío a medio plazo, para los países pobres es una urgencia a corto plazo. Debido a su elevado nivel de endeudamiento, que impide mantener ciertas políticas necesarias, el FMI ha recomendado permitir a dichos países acceder a más subvenciones, créditos concesionales y medidas para aliviar la carga de la deuda.


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

LO MÁS LEÍDO

logo insolito
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH