viernes, 4 de diciembre de 2020

​Los despidos se aceleran con la llegada de la segunda oleada de la pandemia

|

La temida segunda oleada de la pandemia del Covid-19 ha castigado con fuerza a centenares de empresas que todavía no se han recuperado de los nefastos meses anteriores.


Operarios de Applus+


Las medidas adoptadas por los gobiernos autonómicos, como la imposición de cierres de miles de negocios de restauración, el cierre perimetral de ciudades, provincias o incluso comunidades autónomas ha contribuido a generar una situación que ha ido en claro detrimento de la economía, por lo que mucha empresas han optado por iniciar procesos de despidos que están afectando a miles de trabajadores.


Todos los sectores económicos se ven afectados, desde la industria de la automoción, hasta las de salud, las de transporte o las de restauración. Cálculos aproximados hablan de que más de 67.000 empresas se han visto forzadas a bajar la persiana ante la imposibilidad de sobrevivir a esta situación.


La crisis ha sacudido tanto a grandes como a pequeña empresas. El gigante Airbus, por ejemplo. La drástica reducción de pedidos de nuevas aeronaves provocará el despido de 15.000 trabajadores en toda Europa, alrededor de 1.000 en sus plantas españolas, 455 trabajadores de la factoría de Getafe, 283 de la planta de Illescas (Toledo) y 151 en Cádiz.


Lo mismo que puede pasar en las aerolíneas, que han visto caer su volumen de negocio en más de un 50 % debido a la pandemia. Gigantes como AIG, a la que pertenece Iberia, Air France o Luftansa también llevarán a cabo un recorte en sus plantillas.


A estos se unen los efectos en empresas de salud como Dentix, dedicada al cuidado de la salud dental, y que despedirá a la mayor parte de su plantilla, unos 3.000 trabajadores. Le siguen, en volumen de despedidos y según informa El Economista, Iberdrola, con unos 1.500 despedidos, el 15 % de su plantilla, e Indra, que ha presentado un ERE que afectará a 1.036 trabajadores.


A estas se unen otras empresas que, aunque antes del inicio de la pandemia ya estaban sopesando la posibilidad de despedir a parte o la totalidad de su plantilla, la llegada de la crisis no ha hecho sino precipitar los acontecimientos. Aquì se encuentra el caso de la planta de Nissan en Barcelona, que supondrá el despido de 2.500 trabajadores, o Alcoa, en Lugo, que cierra las instalaciones y deja en la calle a 524 empleados. También en el sector del aluminio se encuentra Alumasa, con sede en Zaragoza, que tiene previsto despedir a más casi la mitad de la plantilla.

También en el sector industrial la multinacional Bosch ha anunciado el cierre de su plana de Castellet i la Gornal, en Barcelona, con lo que despedirá a 300 trabajadores.


Otras grandes empresas que han anunciado el despido de parte de su plantilla son ITP Aero, que entre despidos y prejubilaciones rebajara en 163 el número de empleados, Ryanair, que tiene previsto continuar con los despidos por la rebaja del número de vuelos que lleva a cabo, o Gestamp, que echará a unos 230 empleados.


A estas se unen las empresas de transporte que han visto reducido su volumen de negocio y que ha obligado a que el 40 % de ellas ya hayan llevado a cabo una reducción de plantilla, aunque está previsto que en los próximos meses continúen los despidos si la situación no mejora de forma inmediata.


También hay que tener en cuenta a las centenares de empresas que mantienen a parte de su plantilla en un ERTE y que lo mantendrán activo durante los próximos meses. SI para entonces la situación no ha mejorado, la ola de despidos puede volver a ser enorme.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH