sábado, 27 de febrero de 2021

​Varios ministros del PSOE piden a Cs que siga negociando los Presupuestos

|

La negociación de los Presupuestos Generales del Estado han puesto de manifiesto las enormes diferencias existentes en el seno del Consejo de Ministros. Las negociaciones con fuerzas políticas tan diferentes como Ciudadanos, por un lado, y los independentistas catalanes y vascos, han tensionado la situación hasta extremos insospechados y las opciones que se barajan para acordar las cuentas del Estado son completamente divergentes.


La presidenta de Ciutadans, Inés Arrimadas, al Congrés.



Por ello, diferentes ministros del ala del PSOE mantiene conversaciones con los dirigentes del Ciudadanos para impedir que den un portazo a las negociaciones de estos presupuestos. Encabezan estás conversaciones dos de los pesos pesados del Gobierno, la vicepresidenta Carmen Calvo y la ministra de Economía Nadia Calviño. Ambas han mantenido abierto el diálogo con la líder de la formación naranja, Inés Arrimadas, y con el portavoz del grupo parlamentario, Edmundo Bal.


La razón principal para intentar que Ciudadanos no rompa las negociaciones es que desde un sector del PSOE se considera que es mucho mejor presentar en Europa unos presupuestos avalados por Ciudadanos, un partido considerado liberal y centrista, que no por los independentistas catalanes y vascos.


Sin embargo, desde Ciudadanos insisten en que hay varias líneas rojas que no están dispuestos a traspasar. Y, por eso, han elevado sus exigencias si desde el sector socialista del Gobierno quieren contar con su apoyo.


Arrimadas siempre se ha mostrado contraria a firmar unos presupuestos en los que también se encuentre la rúbrica de los independentistas. Y sus exigencias incluyen la supresión de la enmienda en la ley de educación sobre las leguas vehiculares en la enseñanza y el compromiso firmado de Pedro Sánchez de que no permitirá un referéndum de independencia en Catalunya.


Sin embargo, el cumplimiento de estas exigencias dejaría en el aire el visto bueno de ERC, y muy probablemente de los abertzales vascos, a los presupuestos y colocaría al Gobierno en una situación muy delicada, además de provocar un enfrentamiento entre los dos partidos de la coalición gubernamental, que mantienen posiciones divergentes respecto a los apoyos que deben mantener entre los grupos parlamentarios.


El hecho que desde Ciudadanos se pretenda, además, rebajar la influencia de Podemos en el Gobierno es otro de los puntos de tensión en estas negociaciones, sobre todo porque eso conllevaría una rebaja en el poder de los líderes de ERC y EH Bildu, en las negociaciones de las cuentas públicas.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH