​Ministra Robles, libertad de expresión para todas y todos

Manuel Fernando González Iglesias

La Ministra de Defensa Robles acaba de recibir una carta firmada por el Teniente General Melchor, el General de División Gaspar y el coronel Baltasar, todos ellos de la XXIII promoción de la Academia Militar salida de Zaragoza con nuevo destino en Belém, que no le ha gustado un pelo a la ex Jueza progresista porque alude a lo que estos dignísimos Señores llaman “gobierno social-comunista, apoyado por filoetarras e independentistas” en la que ella participa voluntariamente, aunque reconocerlo no le guste un pelo.


La ministra de Defensa, Margarita Robles, durante la entrevista con Europa Press



Como los maléficos Reyes Magos que cito junto otros militares de Alta graduación no tenían al escribir la misiva otra intención que la de atraer a su opinión, tan respetable, por cierto, como la que mantiene el Vicepresidente Iglesias contra la Monarquía a la que juró defender, al Rey Felipe y a la opinión pública, pues por mucho que se queje Doña Margarita, mucho me temo que los milicos en cuestión están en su derecho a enfadarse y así expresarlo epistolarmente, puesto que como nuevos civiles que ya son, deben opinar sobre su país y más de las cosas que entienden como pueden ser la defensa nacional o la unidad de la patria constitucional, que también juraron defender en su Reales Ordenanzas Militares, incluido el Monarca sepa públicamente lo que piensan. Ya sé que a la Ministra, que es una de las mejores que tiene el Presidente Sánchez en su hilarante Gabinete, le duele comprobar que la familia Militar, cuando no viste el uniforme, piensa y habla, con razón o sin ella, sin tenerle que pedir permiso para hacerlo, ya que eso forma parte de su nueva condición, como también para la Sexta es prioritario explicarnos a los españoles en cada uno de sus programas informativos qué es lo que piensa Podemos sobre cada cosa que se comenta en las Cortes o en el Senado, como si esta formación fuera la Presidenta Honoraria de la Real Academia de la Política, o el Modelo ético a seguir en los asuntos de Estado, pero, dejémonos de formalismos, todo eso es un exceso y solo conviene a quienes quieren aprovecharlo electoralmente a toda costa.


Recuerde también, Doña Margarita, que no es esta la primera carta que recibe sobre el sesudo tema que tanto preocupa a gente tan formada en el Ejército, ya que en el 10 de Noviembre un general de división, 23 coroneles, 3 tenientes coroneles y 12 capitanes pertenecientes a la XIX promoción de la Academia General del Aire de San Javier remitieron al Rey otra similar que las autoridades de Defensa, según señala en un artículo El Confidencial Digital, prefirieron silenciar. Seguramente en el futuro habrá algunas más, y esa es una opinión muy personal del periodista que firma este artículo, ya que en el pasado también las hubo y este es un país que, ahora mismo, está jugando peligrosamente en el filo de la intolerancia, tanto de un lado como del otro, y eso marca posturas que uno apuesta para que solo se queden en opiniones y no en actos totalitarios ni políticos ni militares.


No está de más, y es bueno dejarlo escrito, el recordatorio a los miliares que escriben lo que piensan, que de privilegios nada, que eso solo queda para sus compañeros en activo, pero también parece justo señalar que existe una libertad de expresión total para que todos y todas podamos ejercerla, porque es la única manera de que la gente no conspire y también para que todas y todos sepamos a qué atenernos.  


P.D.: Respecto a los desaprensivos que han escrito los mensajes de Whatsapp hablando de fusilamientos, sugiero que la señora ministra los lleve a los tribunales militares para que los juzguen por sus comentarios.


Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.



Más autores

Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH