Una camarera recibe una propina de 2.000 dólares pero tiene que devolverla

Redacción Catalunyapress

Emily Bauer, una camarera de Texas, se volvió loca de felicidad al recibir de un cliente una propina de 2.000 dólares. 


EuropaPress 3184016 camarera limpia mesa historico local barcelones nuria simbolizado lunes



Pero la felicidad se volvió rabia inmediatamente cuando desde el restaurante le dijeron que, por políticas de la empresa, no podría ver ni un centavo de ese dinero. 


Bauer, que trabajaba en el restaurante Red Hook Seafood anb Bar desde hacía dos semanas, contó a los medios que durante su turno del domingo tenía muchísimo trabajo y se disculpó varias veces con algunos comensales por la lentitud del servicio. 


Un hombre que entendió su situación canceló su pedido y le dejó una propina de 2.000 dólares con una nota que decía: " ¡Feliz Navidad! ¡Sigue trabajando duro!". Al ver la propina, la camarera se puso a llorar ya que quería invertit ese dinero en sus dos hijos, uno de dos años y otro de cinco meses. 


Pero según la política del restaurante, que no permite propinas mayores de 500 dólares, los 2.000 dólares fueron abonados de vuelta a la cuenta del cliente. Aun así, finalmente el restaurante accedió a pagar el dinero de la propina a la empleada. 


Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH