jueves, 23 de septiembre de 2021

VÍDEO. Muerden y golpean a seis agentes de la Guardia Civil para evitar que detengan al delincuente más peligroso de Granada

|

Durante la detención de este peligroso delincuente en la llamada operación Kyrios resultaron heridos de distinta consideración seis agentes por mordeduras y golpes. Los vehículos oficiales también resultaron dañados por una lluvia de piedras cuando la Guardia Civil abandonaba la zona con el detenido.




La Guardia Civil ha puesto en marcha otra investigación para identificar a todos los que agredieron a los agentes y dañaron los vehículos oficiales intentando evitar la detención.

Debido a las numerosas causas que tiene pendiente el detenido, la Guardia Civil agotará las setenta y dos horas antes de presentarlo en el juzgado.


La operación Kyrios acabó con la detención en la barriada de Las Flores de Pinos Puente del delincuente más buscado de la provincia de Granada, un peligroso individuo de veintisiete años de edad que estaba reclamado por catorce juzgados: cuatro reclamaban su localización; nueve su detención y presentación y el Juzgado de lo Penal número 6 de Granada ordenaba su detención e ingreso en prisión para cumplir condena.


En esta ocasión fue detenido como presunto autor de varios tiroteos con tentativa de homicidio y por varios “vuelcos” de marihuana. El último tiroteo ocurrido en Albolote el pasado día 6 de febrero de 2020 fue el origen de esta operación.


Ha sido catalogado como peligroso porque presuntamente iba armado y se sospecha que no dudaba en disparar; y es escurridizo porque no tenía un domicilio fijo y contaba con el apoyo de su entorno familiar y de su grupo de amigos y conocidos en un barrio marginal de Pinos Puente que le facilitaban la huida y dificultaban la labor de los guardias civiles cada vez que se ha intentado detener a lo largo de este último año.


Los agentes de paisano desplegados en torno a su domicilio en Pinos Puente lo vieron llegar en un turismo Ford Mondeo, lo rodearon e intentaron detenerlo, pero se resistió dando mordiscos y patadas, a la vez que gritaba pidiendo ayuda. Al momento una muchedumbre rodeó  a los agentes y empezaron a agredirlos intentando arrebatarle al detenido. Hasta en dos ocasiones consiguieron arrancarlo de las manos de los agentes. En la última sus familiares intentaron meterlo en un coche y huir con él, pero los guardias civiles, a pesar de los golpes recibidos, consiguieron detenerlo definitivamente.


El dispositivo inicial era de diez guardias civiles, pero acabó siendo de más de veinte agentes para poder contener a las más de sesenta personas que intentaron evitar la detención.


Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH