El aumento del SMI ayudó a reducir más rápido la brecha salarial catalana en 2019

|

El 2019, en Catalunya, como en el resto de España, las mujeres cobraron menos que los hombres. Aún así, como balance positivo, el año antes de que la pandemia llegara a Catalunya, la reducción de la brecha salarial aumentó respecto a los años anteriores, dando esperanza para alcanzar el objetivo de conseguir la igualdad de salarios.


Dos mujeres charlan sentadas en un banco, en Barcelona, Cataluña (España), a 21 de diciembre de 2020.


Así se desprende del estudio sobre brecha salarial de género en 2019 que CCOO presentó el martes, que analiza las fuentes tributarias y el impacto del incremento del Salario Mínimo Interprofesional en la brecha. El 2019, la diferencia entre la renta salarial media (RSM) de los hombres y las mujeres en Catalunya fue del 22,23%, 67 centésimas menos que el año anterior. Aunque las cifras no son todavía positivas, es destacable el hecho de que en 2019 aumentó la velocidad de reducción de la brecha después de unos años donde esta se había reducido muy lentamente.


Y es que hay que tener en cuenta que las mujeres son muy mayoritarias entre las personas que cobran el SMI y por tanto, su aumento a 900 euros contribuyó a la mejora en la reducción de la brecha. Desde CCOO creen que ahora, con el aumento a 950 euros del SMI, la brecha se puede reducir aún más.


Las rentas de trabajo

El 2019, 5.163.938 de personas en Catalunya tuvieron algún tipo de renta derivada del trabajo asalariado a efectos tributarios. Entre estas personas, 2.892.714 percibieron sólo salarios; 1.488.689 personas percibieron una pensión, y 127.073 sólo tuvieron como ingresos prestaciones de desempleo. El resto tuvieron ingresos de más de un tipo: algunos fueron asalariados y pensionistas, otros percibieron salarios y prestaciones por desempleo, otros cobraron prestaciones y pensiones, y las personas restantes recibieron salarios, prestaciones por desempleo y pensiones.


En comparación con la media española, en Catalunya se contabilizaron proporcionalmente más rentas salariales, menos proporción de personas en situación de desempleo y una proporción de pensionistas similar (en Catalunya, 7 décimas menos). Aún así, hay que tener en cuenta que los datos son del territorio fiscal común (TFC), que no incluye ni Navarra ni el País Vasco, y por lo tanto cuando se comparan Catalunya y España, los resultados de Catalunya están un poco más por encima de lo que estarían si se tuviera en cuenta todo el territorio.


La variación anual de los diferentes tipos de rentas muestra un incremento interanual de asalariados y asalariadas y una reducción de las personas desempleadas, en consonancia con los datos del mercado de trabajo, que indican un incremento de la población asalariada y una reducción de la población en situación de paro. Se reducen las personas que tienen más de un tipo de renta del trabajo. Por otro lado, se incrementan las retribuciones medias en todos los tipos de situación, excepto en los casos en que se compagina pensión y prestación de paro, donde, al igual que ocurrió en 2017, se produce una reducción importante de la renta del trabajo.


Rentas salariales

La renta salarial media en 2019 en Catalunya fue de 23.122 €, un 12,4% superior a la española (20.566 €). Respecto a 2018, el incremento es de un 3,35%.


Fuente: CCOO


Si se ajusta el RSM al crecimiento del IPC en toda la serie, tal como nos muestra el gráfico 2.2, se puede observar que el RSM presenta una bajada clara en su poder adquisitivo, especialmente desde 2011. El RSM real no empieza a recuperarse hasta 2015, y lo hace tímidamente. En 2019 se mantiene todavía un 5,9% por debajo de su valor de compra en 2008.


El año 2019, 3.531.677 personas percibieron rentas salariales en Catalunya. Esto significa que todavía no se ha recuperado el volumen de 2007, que fue de 3.547.425 personas. Las personas que han percibido una renta salarial en 2019 en Catalunya son 3.531.677, cifra que representa el 18,3% del total de España.


Si se compara la evolución del número de personas asalariadas de Catalunya con la media española, se observa que la caída por la crisis del 2008 fue más punzante en Catalunya. La tendencia a la recuperación a partir de 2014 también ha sido más intensa en Catalunya, especialmente a partir de 2016. Como resultado de esta tendencia, en 2019 la diferencia respecto de las personas asalariadas del 2008 es sólo de 4 décimas.


Fuente: CCOO


Brecha salarial de género

"La subida de salario mínimo que se hizo en 2019 es una medida que no se puede descartar para actuar sobre la brecha. Y es el factor que explica que hayamos pasado de una reducción de 0,30% a un 0,6% de reducción anual ", explicaron representantes de CCOO durante la rueda de prensa del martes. La diferencia entre el RSM de los hombres y las mujeres en Catalunya es del 22,23%, reduciéndose en 67 centésimas respecto al año anterior. En 2019 la velocidad de reducción de la brecha aumentó después de unos años en los que esta se había reducido muy lentamente. Es una brecha superior en 0,6 puntos a la de España, que tiene una brecha del 21,63%.


El año 2019 la variación interanual del RSM de las mujeres fue del 3,75% y la de los hombres, de un 2,91% (0,84 puntos de diferencia). En España el aumento de la RSM de los hombres es de un 3,41% y el de las mujeres, de un 4,17%, con una diferencia de 0,76 puntos.


La disminución de la diferencia entre las RSM de hombres y mujeres se mantiene desde el 2006, que es cuando se empiezan a publicar datos de ingresos salariales desagregados por sexos. Se puede advertir, sin embargo, la ralentización del ritmo de reducción de la brecha.


Tomando la RSM de hombres y mujeres de 2006 como indicador 100, se puede observar cómo tanto en Catalunya como en España la RSM de las mujeres crece más rápidamente que la de los hombres. Es este mayor crecimiento de la RSM de las mujeres lo que ha hecho reducir la brecha desde los 30 puntos del año 2006 hasta el actual. Como muestra el gráfico siguiente, en la fase inicial de la crisis, las mujeres incrementan su RSM, mientras que los hombres la reducen ligeramente. En la segunda fase, ambos sexos ven cómo se reducen las rentas salariales, pero las de los hombres lo hacen de manera mucho más intensa, hasta el punto de que en 2014 su RSM es casi 5 puntos inferior a la de 2008. Durante la fase de recuperación económica, a partir de 2015, el ritmo de incremento de la RSM es similar, pero la distancia entre ambos sexos se mantiene.



Fuente: CCOO



La peor situación de las mujeres con respecto a la RSM se debe a que una mayor proporción de mujeres cobra salarios bajos. Si se analizan los salarios percibidos en relación con el salario mínimo interprofesional (SMI), la proporción de mujeres que está en los tramos más bajos es significativamente mayor que la de los hombres.


"Cuando hablamos de subir el SMI debemos ver toda la visión. También lo queremos para que haya una igualdad de género", explicaron martes desde CCOO. "La subida del SMI afectaría 200.000 personas en Catalunya, y seguramente tendría una incidencia en la brecha salarial". Se da el caso de que en 2018 el porcentaje de mujeres que cobraban un sueldo por debajo del SMI era 6 puntos inferior al del el año 2019 y en el tramo de entre 1 y 2 también. Esta variación puede deberse tanto al incremento del SMI como un aumento relativo de la parcialidad y la pérdida de trabajo por extinción de contratos o por finalización de contratos temporales. Sin embargo, la brecha salarial ha disminuido en 2019 de una manera más significativa que en los años anteriores y es, en gran parte, como consecuencia del relevante aumento del SMI del año 2019. También habrán contribuido los acuerdos en la negociación colectiva para fijar salarios de convenio por encima de los 14.000 € al año.


Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH