¿Abascal o Trump? Las dos caras de una misma moneda

|

El asalto al Capitolio de los Estados Unidos ha dejado a todo el mundo con cara de póker. Y no es para menos, ya que pocos esperaban que unos señores vestidos con pieles de animales y hasta con cuernos en la cabeza pudieran llegar a invadir uno de los hemiciclos más representativos del mundo. Fue un golpe para la democracia estadounidense pero también para las demás, que siempre han mirado a los estadounidenses como los guardianes de los demócratas en todo el planeta.


EuropaPress 3506290 06 january 2021 us washington supporters of us president donald trump storm



El impacto de las imagenes fue tal que todos los partidos políticos españoles - menos Vox- salieron en tromba a condenar lo que estaba ocurriendo. "Sigo con preocupación las noticias que llegan desde el Capitolio en Washington. Confío en la fortaleza de la democracia de EE.UU. La nueva presidencia de Joe Biden superará la etapa de crispación, uniendo al pueblo estadounidense" afirmó el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a través de un tuit. 


El líder de la oposición, Pablo Casado, calificó el ataque de "inaceptable" y "lamentable" para una nación como los EEUU. Inés Arrimadas, la presidenta de Ciudadanos, recordó el "daño" que hace el populismo a las democracias; mientras que Pablo Iglesias, vicepresidente del Gobierno, atribuyó esta forma de actuar a la "ultraderecha". 


Las condenas llegaron de forma unánime desde todas las formaciones políticas, a excepción de unos díscolos que contaminaron el debate. La primera reacción de Vox, el partido de Santiago Abascal, fue a través de su candidato a la alcaldía de Logroño, Adrian Belaza, quien calificó los hechos como una "lucha" del pueblo norteamericano por "preservar la democracia y que se demuestre el fraude electoral cantado". Belaza acabó borrando el tuit y acusando a todos los que recordaban sus palabras de mentirosos. En CatalunyaPress hemos guardado una captura para que la exhibición de inteligencia de este político no quede en el olvido. 

ErITzy W4AAT086


Santiago Abascal no fue tan torpe, aunque tampoco condenó el intento de golpe de Estado. El líder de Vox únicamente utilizó la situación vivida en Estados Unidos para cargar contra Podemos y los independentistas, sin lanzar ni un solo reproche a Trump y su mensaje. Es más, acababa lanzando una proclama que legitimaba el asalto al Capitolio: "Las democracias de Occidente tienen que demostrar su fuerza frente a los procesos revolucionarios que estúpidamente han promovido las elites", afirmó en Twitter el líder de la formación de ultraderecha. Un discurso totalmente idéntico al de Donald Trump, quien también señala a las "élites" como los culpables de la decadencia nacional. 


El populismo es muy efectivo: Donald Trump, un multimillonario por herencia, ha conseguido que la gente más humilde se llegue a creer que él será quien defienda sus intereses. Del mismo modo que lo está consiguiendo Santiago Abascal, quien ha vivido toda su vida de la política, ocupando cargos otorgados "a dedo" por el Gobierno madrileño de Esperanza Aguirre. Ambos personajes, por su historial, son lo que cualquier persona consideraría un privilegiado, y sin embargo están basando su discurso en defender a los más pobres de unas "elites" que les quieren corromper. 


Fotoefectos



SIMILITUDES EN LOS DISCURSOS


Trump y el de Vox son copias del mismo político con el mismo discurso: 


- Ambos han acusado a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y a China de ocultar información sobre el Covid-19 en las primeras etapas y, por tanto, ser responsables de la propagación. 


- También parece que han acordado denominar al Covid como "virus chino", acusando a Pekín de propagar el virus por el mundo de forma intencionada. 


- Han relacionado la inmigración con la "llegada de drogas, crimen y violaciones", en el mismo orden y repitiendo exactamente las mismas palabras en distintos idiomas. 


- Señalan a George Soros como uno de los peores villanos del mundo, reforzando las teorías conspiranoicas QAnon.


- Acusan a todos los medios tradicionales de propagar "fake news" para deslegitimar cualquier información que pueda salir contra ellos. 


- Cuando pierden, aseguran que se trata de un fraude electoral. Lo dijo Ignacio Garriga en el Congreso de los Diputados y lo ha repetido Trump hasta la saciedad antes, durante y después de las elecciones estadounidenses. 


- "Volveremos a hacer a España grande otra vez", dijo Espinosa de los Monteros en el Congreso, intentando ganar votos de unos cuantos españoles que tienen sueños húmedos pensando en la etapa histórica donde no se ponía el Sol en el Imperio. El "vamos a hacer a América grande otra vez", de Donald Trump ya es conocido por todos. 


Puede parecer extraño que políticos separados por miles de kilómetros y un océano acaben compartiendo el mismo discurso, pero la lógica populista de ultraderecha ya ha conseguido conquistar a todo el mundo. En Europa tenemos a partidos como Vox en España, el Frente Nacional de Le Pen en Francia, La Liga Norte de Salvini en Italia o el Fidesz-Unión Cívica Húngara de Viktor Orban, entre otros. De hecho, uno de los acontecimientos más relevantes para la UE en las últimas décadas, el Brexit, se consiguió persuadiendo a la población con las técnicas básicas del populismo: la mentira y, sobre todo, el desprecio por la verdad. 


ORIGEN DE LA RETÓRICA POPULISTA


Y, ¿de dónde sale este discurso? El populismo es un fenómeno político que existe desde hace décadas, pero este nuevo fenómeno, claramente enraízado en la ultraderecha, tiene un autor intelectual claro: Steve Bannon, un ejecutivo de medios de comunicación de Estados Unidos que está detras del discurso de todos los líderes políticos anteriormente mencionados. Además, desde su medio de comunicación, Breibart News, marca las líneas de lo que será el discurso populista en los próximos meses.  


La conexión de Vox con Steve Bannon se produce a través de Rafael Bardají, un sociólogo muy conservador que, aunque siempre esté en la retaguardia, es una de las voces que más escucha Santiago Abascal y que más influye en sus decisiones. Bardají ejerció de asesor de José María Aznar durante su presidencia y también de los ministros de Defensa Eduardo Sierra, Federico Trillo y Pedro Morenés. 


El sociólogo conservador, además, es amigo de Jared Kushner, el marido de Ivanka Trump, por lo que fue clave para establecer los primeros contactos entre el entorno de Donald Trump y Vox. En 2018 fichó a Bannon para el proyecto de Vox:  “Stephen Bannon, el artífice de la victoria de Trump, entra de lleno en la campaña de Vox: Se mantendrán reuniones de trabajo para establecer estrategia contra la propaganda separatista fuera de España y reducir al máximo su apoyo internacional”, relataba entonces la cuenta oficial de Vox en twitter. Siete meses después Vox entró de lleno en la política española consiguiendo 12 diputados en las elecciones andaluzas y siendo clave para echar a los socialistas de las instituciones andaluzas. 


Está claro que Trump ya es cosa del pasado - así lo ha dictado el pueblo estadounidense - y hasta Steve Bannon, quien le construyó la campaña para ganar en 2016, lo ha acabado repudiando. Sin embargo, su fórmula consiguió conquistar al electorado de la democracia más sólida del mundo, y aún la mantiene totalmente dividida. En este sentido, aunque Trump haya muerto, el trumpismo seguirá, y seguramente aún queden varias batallas por ganar. 


Según Steve Bannon, Vox está haciendo un gran trabajo en España. "Lo más importante que han hecho hasta ahora es empujar a los partidos de centro derecha a un discurso populista, nacionalista y soberanista” , dijo el principal ideólogo del populismo moderno. 


Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH