miércoles, 20 de enero de 2021

Esta es la historia de Sarah, la niña a la que acusaron de brujería con solo cuatro años

|

Screenshot 101


La Jornada de Infancia Misionera 2021 se centra en la ayuda que la Iglesia presta en países africanos en donde existen menores que son abandonados e, incluso, amenazados de muerte, acusados de brujería principalmente por sufrir una discapacidad.


Como testimonio de esta situación, las Obras Misionales Pontificias (OMP) han presentado este martes antes los medios de comunicación un vídeo que cuenta la historia de Sarah --y que puede verse en le canal de Youtube de la OMP--, una niña expulsada de su familia y su comunidad por no saber hablar con cuatro años, una situación que su entorno veía como una señal de brujería.



Fue la hermana Stan quien la rescató y la llevó al 'Hogar de Nazaret' en Ynedi (al norte de Ghana), en donde ahora, con 12 años, habla y estudia junto a otros menores rescatados en su misma situación.


La historia la ha relatado, también, la propia hermana Stan a los periodistas, junto a otros casos de niños que son abandonados o amenazados de muerte por tener heridas en brazos y piernas o ser ciegos e, incluso, hermanos gemelos que son rechazados por sus padres al no saber estos cuál de los dos es el maligno.


"Nosotros los alimentamos y cuidamos", ha señalado la religiosa que lleva 10 años al frente del 'Hogar de Nazaret', para indicar que también se les da una oportunidad de futuro, ya que allí también reciben educación. También, gracia a esta congregación tienen muchas veces acceso a una sanidad que no tendrían si siguieran viviendo con sus comunidades.


LA AYUDA DE LA IGLESIA A LA INFANCIA


El objetivo de esta actuación de la Iglesia es que los menores sepan que "tienen derecho a vivir" y que tienen "dignidad", ha explicado monseñor Vincent Sowa, obispo de Yendi. A su juicio, la acogida que proporciona la Iglesia en este territorio les supone un entorno "donde pueden crecer" y "tener esperanza".


La historia de estos niños será el hijo conductor de la jornada de Infancia Misionera que las OMP celebran este domingo 17 de enero y que, según ha explicado su director nacional, José María Calderón, quiere poner en valor la labor que la institución realiza para ayudar a los menores, adolescentes e, incluso, a la maternidad.


En 2021, la jornada busca recordar el ambiente e familia que Jesús vivió con María y José en Nazaret, coincidiendo, además, en el año que el Papa Francisco quiere dedicar a la gura de San José. Es por eso que, según ha señalado Calderón, este año el objetivo es recordar que la Iglesia es "familia" y que siempre está con los niños "en situación de desamparo, bien por motivos de pobreza, por emigraciones o por supersticiones y problemas sociológicos".


En estos casos, la Iglesia ejerce un papel de madre, de padre y de familia, haciendo un acompañamiento que sobrepasa lo que debería ser lo habitual, que es el acompañamiento espiritual", ha destacado el director nacional de las OMP, para quien es importante, además, "concienciar" a los españoles para que no sean "indiferentes antes las necesidades materiales y espirituales de los niños" de otros países.


"LA GENTE ES MUY GENEROSA"


"No por tener que cruzar una frontera esos niños nos pueden ser indiferentes", ha insistido y, en este sentido, ha recordado que ayudar a estos menores no les ayuda sólo a ellos, sino que los propios niños también "reportan muchas alegrías" y enseñan al resto a "aceptar las contrariedades de la vida".


Preguntado por las aportaciones recibidas durante 2020, Calderón ha asegurado que, aunque no tiene aún cifras, "es el año que más ha recibido la¡ dirección nacional". Esta situación, ha señalado, podría ser consecuencia de la activación del 'bizum' para realizar las donaciones y de la "campaña espectacular" realizada en redes sociales.


Calderón ha reconocido que esta cuantía superior se ha registrado en la dirección nacional y, por tanto, no sabe si este aumento ha repercutido también en las diócesis.


El director nacional de las OMP ha mostrado, en todo caso, su "orgullo" por el equipo con el que trabaja por el "esfuerzo" y "entusiasmo" puesto ante la situación de Covid vivida en el país, así como por la solidaridad de la gente que, ante "el confinamiento y las pocas posibilidades de ir a las iglesias" consiguieron que "se notara lo menos posible". "La gente es muy generosa y muy sensible", ha concluido.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH