La primera dosis de vacunación en las residencias catalanas se completará esta semana

|

El secretario de Salud Pública de la Generalitat, Josep Maria Argimon, ha explicado que la administración de la primera dosis de la vacuna contra el Covid-19 en las residencias sin brotes finalizará este fin de semana.


Una dosis de la vacuna contra el coronavirus de Pfizer.



También ha destacado en rueda de prensa junto a la subdirectora general de Promoción de la Salud de la Generalitat, Carmen Cabezas, que el próximo lunes se iniciará la administración de la segunda dosis de la vacuna de Pfizer tras pasar 21 días de la primera.


Catalunya ha recibido 180.020 dosis de la vacuna de Pfizer de las que se han distribuido 136.340 hasta el martes, con una previsión de que el jueves se repartan 25.000 vacunas más, por lo que Catalunya tendrá unas "existencias de continuidad" de 18.450 para repartir el lunes.


Asimsimo, el secretario ha concretado que cada semana Catalunya recibe 60.000 dosis pero que el "objetivo" del departamento no es su administración inmediata porque primero deben asegurar que se ha mantenido la cadena del frío y que todo está en orden para empezar a repartir.


Por cifras, Catalunya ha administrado 91.335 dosis de la vacuna de Pfizer: 31.884 a usuarios de residencias de ancianos y residencias de personas con discapacidad, 16.636 a trabajadores de estos centros y 42.815 a profesionales sanitarios.


Sobre la llegada de las primeras dosis de la vacuna de Moderna, Argimon ha precisado que es "más favorable" su administración en centros hospitalarios en vez de a la atención primaria y a las residencias.


Así, las vacunas que han llegado este se repartirán en cuatro hospitales: el Hospital de Amposta (Tarragona), la Fundació Althaia de Manresa, el Hospital de Mataró y el Hospital Sant Joan de Déu de Esplugues de Llobregat (Barcelona).

RETO LOGÍSTICO

El secretario ha subrayado el reto logístico "de gran magnitud" que supone la campaña de vacunación con aspectos que, a su juicio, son radicalmente distintos a otras estrategias de vacunación como la de la gripe.


Ha concretado que la vacuna de Pfizer, que desde el 8 de enero viene en viales de seis dosis, necesita una reconstitución con suero fisiológico --que la empresa no facilita-- para su administración.


Además, se tiene que reconstituir en el sitio en el que la vacuna será administrada y se deben inyectar las seis dosis en el mismo centro, por lo que no se puede utilizar el mismo vial en dos residencias distintas.


Una vez reconstituida, la vacuna "aguanta" seis horas a temperatura ambiente y puede resistir cinco días en una temperatura de entre 2 y 8 grados, por lo que cuando se reparte una bandeja de vacunas --que incluye 975 dosis-- se debe administrar en un plazo de cinco días.


Además, Argimon ha destacado que "este esfuerzo logístico" también se traduce en la necesidad de formación, y ha precisado que se han formado más de 7.000 profesionales de enfermería y técnicos administrativos.


Sobre el rechazo de la vacuna, Cabezas ha explicado que "es muy bajo" entre los profesionales sanitarios, por debajo del 1% del personal que decide no vacunarse; mientras que es más elevado en trabajadores de residencias, alrededor de un 7 y 8%.

PFIZER Y MODERNA

Cabezas ha celebrado que la vacuna de Pfizer está dando unos resultados "muy buenos y muy altos" con una efectividad del 95%, que según la doctora es más elevada que la de la vacuna de la gripe.


Respecto a la vacuna de Moderna, su efectividad es "prácticamente la misma" que la de Pfizer con un 94%, y ha destacado que ambas necesitan dos dosis para generar inmunidad frente al virus.

Sin embargo, Cabezas ha detallado que la de Pfizer necesita un mínimo de 21 días entre ambas dosis mientras que la de Moderna precisa un mínimo de 28 entre inyecciones.

SEGUNDA ETAPA

Sobre el inicio de la segunda etapa de la campaña de vacunación, Argimon ha defendido que cuando lleguen las dosis empezarán a vacunar pero ha argumentado que dependerá del tipo de vacuna que llegue, de la cantidad y de la cadencia de la llegada.


Ha detallado que los grupos priorizados de la segunda etapa son gente mayor de más de 80 años que vive en sus domicilios, personas con enfermedades crónicas y trabajadores esenciales.

Sin embargo, ha insistido que esta etapa está sujeta al tipo, cantidad y cadencia de llegada de las dosis por lo que ha abogado por trabajar este primer trimestre en los colectivos priorizados a nivel europeo de la primera etapa.




Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH