miércoles, 27 de enero de 2021

“Turismo. Hitos, curiosidades, anécdotas”: Pau Morata recuerda los aspectos más insólitos y divertidos del turismo

El periodista Pau Morata es uno de los más caracterizados expertos españoles en el sector turístico. Director en la actualidad de ICONOTUR (Instituto para el Conocimiento del Turismo) y profesor universitario, fue durante más de diez años director de la revista Editur, prestigiosa y longeva publicación española del sector, que fundó Jorge Vila Fradera. Como tantos otros, está viviendo la situación provocada por la pandemia desde la atalaya de su gabinete y ha aprovechado la oportunidad para poner en juego la inmensa documentación que posee y que no sólo abarca datos, estadísticas y sesudos informes, sino también hechos, sucesos y anécdotas que son consustanciales a cualquier actividad humana. Estos últimos mimbres le han servido para pergeñar un libro titulado “Turismo. Hitos, curiosidades, anécdotas”.


Viajes y Turismo   Turismo. Hitos, curiosidades, aneu0301cdotas



Con un texto aparentemente ligero y muy entretenido, el autor trata sin embargo de cuestiones nada baladíes. Recuerda, por una parte, peculiaridades de la actividad viajera que han pasado a los arcanos de la historia, tales la vigencia de los billetes de avión que permitían no presentarse al vuelo confirmado sin perder su validez (con el peligro de quedarse sin plaza en el caso de llegar demasiado tarde al embarque por la práctica habitual del overbooking por parte de las compañías), la posibilidad de fumar a bordo de cualquier medio de transporte o el uso de talonarios hoteleros. También evoca el cambio muy favorable del euro que con relación al dólar hubo durante algunos años e hizo muy atractivo para los europeos viajar y comprar en EEUU. Por otra parte, ha habido innovaciones destacadas, como la generalización de los billetes electrónicos (Morata, que es hombre prudente y con larga experiencia, confiesa que el siempre lleva impreso su billete… por si las moscas), así como la aparición de un turismo “halal” para 1.800 millones de presuntos viajeros musulmanes o la apertura de Arabia Saudita para los que no lo son.


También constata experiencias desagradables que todos hemos soportado alguna vez: ciertos absurdos trámites aduaneros (el control de entrada en el aeropuerto de Miami es particularmente siniestro), la calidad de la comida de los aviones, las deficiencias de algunos establecimientos hoteleros o a las aviesas retenciones en tarjeta de crédito cuyo importe tarda una eternidad en reintegrarse.


Critica iniciativas empresariales desafortunadas que tuvo ocasión de conocer (el portal eoland.com con el que se quiso promocionar el territorio gerundense, los condo-hoteles o la pretensión de crear una red de hoteles ligada a la marca Vueling) y advierte del uso incorrecto de las estadísticas turísticas, citando los ejemplos de Marruecos, Rumanía y… ¡Barcelona!


Y, en fin, Pau Morata, que conoce casi todo el mundo, se lamenta de dos cosas: de no haber podido conocer Libia y del imperio de los llamados «influencers» que, añado por mi cuenta, han comido territorio a los periodistas especializados del sector. Siempre cabía el consuelo de saborear, como el autor hizo, un buen chocolate en lingotes de la marca Trump que se regalaba cuando el ya casi expresidente de EEUU intentó hacer fortuna -con muy poco éxito- en el sector hotelero.


logo insolito

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH