La guerra del Gobierno Colau contra el coche "indigna" a los conductores

|

Las "proclamas" de la teniente de alcalde, Janet Sanz, contra la propia industria del automóvil junto al  "mantra" de la "pacificación" de las calles de Barcelona, parecen no tener fin. 


Además de padecer un inmisericorde "urbanismo táctico" (con la inquietante presencia de los peligrosos "bloques de hormigón" entre otras "aportaciones")  los cortes al tráfico de fin de semanalos conductores, así como las ciudadanos  que utilizan la moto, tienen que lidiar, también, desde hace pocos días, con más inconvenientes: una nueva señalización que impide que se pueda cruzar la ciudad de punta a punta por los laterales de vías tan troncales como la Diagonal (desde el Passeig de Sant Joan a la Plaça Francesc Macià) o la Gran Via de les Corts Catalanes (de Plaça Espanya a la Plaça Tetuán).


POSPO CARRERS ADAPTATS 1

La nueva señalización impide que se pueda cruzar la ciudad de punta a punta por los laterales de vías tan troncales barcelonesas como la Diagonal y la Gran Vía


Las nuevas "reglas", no afectan a ciclistas, patinetes , taxis u otros vehículos de movilidad personal que transiten por el carril bici.


Pese a los giros obligatorios señalizados, establecidos en quince cruces, los conductores (hastiados de que les hagan la vida imposible) no siempre están cumpliendo con los nuevas normas según ha podido comprobar Catalunyapress en emblemáticos cruces como los de la Gran Via con Rambla de Catalunya o el lateral de la calle Muntaner con la Avinguda Diagonal.


GirFurgonetaCotxe21.II.21

La guerra del Gobierno Colau contra el usuario del coche hastía a conductores que se saltan las señalizaciones /@Catalunyapress


Coches y motos "amagan" y/o disimulan, levantan sutilmente el pie del acelerador, miran hacia todos los lados y en muchos casos acaban imitando la acción de sus predecesores que evitan el giro obligatorio a la derecha y siguen la ruta en línea recta por el lateral de la citada Gran Via de les Corts Catalanes o de la propia Diagonal. Por convicción, despiste o desconocimiento (como se aprecia en las imágen, sobre estas líneas, con una furgoneta que sigue su camino frontal) el desbarajuste es total. Eso sí, la circulación de patinetes o bicicletas contra dirección, en los carriles que tienen habilitados, no es precisamente ni aislada ni anecdótica según ha visualizado este periódico. 


La oposición en bloque del Consistorio barcelonés ha rechazado las última medidas del Gobierno Colau en connivencia con un PSC que sigue mirando hacia otro lado. El Ayuntamiento de Barcelona barrunta que los "carriles bici" que quedan en las aceras de la Diagonal y de la Gran Via pasen a la calzada, probablemente, a partir del próximo verano. 


PatinetContradirecciu00f318.II.21

Usuarios del patinete en contra dirección en el cruce de Gran Via y Rambla Catalunya de Barcelona/ @Catalunyapress


El Consistorio sigue esgrimiendo que intensifica la necesidad de reducir la presencia de vehículos privados y el deseo de bajar los niveles de contaminación. En el horizonte, Ada Colau, y su equipo ponen en valor la aplicación de sus "supermanzanas" o el proyecto de ejes verdes que pretende rediseñar una veintena de calles del Eixample.


Sin solución de continuidad, el "urbanismo táctico" arrincona en la capital catalana,  cada día que pasa, al vehículo privado. El domingo 7 de marzo, por cierto, se cumplirá un año del emblemático corte dominical de la calle Aragó (por la que a diario circulan 80.000 vehículos) que instauró en Barcelona la iniciativa "Obrim carrers" para cerrar al tráfico vías no menos troncales como el Passeig de Sant Joan, Creu Coberta, Travessera de Gràcia o la propia Gran de Gràcia. Eso sí, a razón de 18.000 euros por cada día de cierre al usuario del coche o moto.


En cualquier caso, además de los conductores y buena parte de la ciudadanía, no pocas organizaciones, asociaciones e instituciones de la Ciudad Condal y de Catalunya no están dispuestos a "comprar" el "producto" vendido por el equipo de Colau ante la pasividad del PSC.


A día de hoy, todavía resuena la indignación de la patronal Foment del Treball (suscrita por organizaciones de comerciantes) tras el "ataque injustificado" al sector del automóvil por parte de la teniente de alcalde de Ecología, Urbanismo, Infraestructuras y Movilidad de Barcelona, Janet Sanz, que generó "alarma y decepción" al mundo empresarial de la capital catalana.


El presidente y líder de Foment, Josep Sánchez Llibre, consideró "inadmisibles" las afirmaciones realizadas por Sanz hizo que en el marco de un seminario celebrado en Barcelona abogó por "una reconversión industrial de todo el sector automovilístico del país. Es ahora o nunca" y pidió "evitar" que el excedente de producto sin vender por el estado de alarma "se vuelva a colocar en el mercado" y que "se vuelva a reactivar".




Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH